Florentino Pérez: no destruyas el río de los indígenas quekchí en Guatemala

Más de 29.000 indígenas quekchí en Alta Verapaz (Guatemala) ven cada día cómo el Río Cahabón, junto al que viven, está perdiendo peligrosamente su caudal a causa de la construcción del complejo hidroeléctrico Renace. Son cinco fases a lo largo de unos 30 kilómetros de su cauce. Tras una amplia investigación que ha durado dos años, Alianza por la Solidaridad ha constatado los graves impactos en el medioambiente y en los derechos de las comunidades que viven en las orillas del río, así como la criminalización de los opositores al proyecto. Firma para que Florentino no destruya este río.


Florentino Pérez puede cambiar la vida de 29.000 personas. Renace, que será la hidroeléctrica más grande del país, está gestionada por el grupo guatemalteco Corporación Multi-Inversiones (CMI), que ha subcontratado tres de las cinco fases de la construcción a la compañía española Grupo Cobra (ACS), presidida por Florentino Pérez. Necesitamos parar, al menos, las dos últimas fases que están en construcción y planificación antes de que el río Cahabón se seque. Y tú puedes ayudarnos.

Sin Consulta

Consideramos muy grave que no se haya realizado una consulta previa e informada a las comunidades quekchíes afectadas por el proyecto como obliga la legislación internacional suscrita por Guatemala.

De hecho, recientemente, un tribunal guatemalteco ha ordenado paralizar otra obra que se estaba llevando a cabo en este río, justamente por obviar la voz de las comunidades afectadas.

Además, las comunidades que se han opuesto al proyecto están siendo amenazadas y criminalizadas por manifestarse e intentar hacerse oír abiertamente, siendo víctimas de casos de espionaje, grabaciones ilegales y difamaciones.

ACS se lava las manos

Como señala Naciones Unidas, el sector privado, sea inversor o subcontratado, como es el caso de ACS, debe respetar los derechos humanos y proteger los recursos naturales. No ha sucedido con Renace: la intervención de CMI y de ACS en las comunidades es más una promoción comercial que otra cosa.

COBRA/ACS, que participa en tres de las cuatro fases en marcha, no se considera responsable de los impactos de la inversión y olvida que también está sujeto a la protección de los derechos humanos, al ser responsable directo de la desaparición del caudal, y por tanto del acceso al agua y de la contaminación.

29.000 quekchís te necesitan para defender sus derechos 

Las comunidades indígenas deben ser las primeras en obtener beneficios de los proyectos empresariales en su territorio, en desarrollo y servicios básicos como el suministro eléctrico, el agua potable o el empleo estable. Nada de ello ha sucedido en en la hidroeléctrica Renace sobre el río Cahabón.

Alianza por la Solidaridad considera que la única alternativa aceptable pasa por la suspensión de las obras de RENACE IV y V hasta que se realice una evaluación exhaustiva sobre los impactos sociales, económicos y ambientales del conjunto del complejo hidroeléctrico. El proyecto ha de garantizar, además de su rentabilidad, el derecho al agua, la participación, la información, la igualdad y la no discriminación, así como los mecanismos de reparación o resarcimiento necesarios.

Lee el informe completo

Firma y enviarás un mail a Florentino Pérez, Presidente del Grupo COBRA-ACS, con esta petición.

¡Los negocios no pueden ir contra los derechos humanos y ambientales!


Tu firma cuenta    ¡Firma ahora!
(*) campos requeridos









Empresas rentables pero responsables con los recursos
Aliadas
Únete, haz voluntariado
Visita nuestra Tienda Solidaria
Este sitio web utiliza cookies de terceros con fines exclusivamente estadísticos. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. [cerrar]