Denunciamos las detenciones arbitrarias de mujeres defensoras de Derechos Humanos en Egipto

El informe, elaborado por Alianza por la Solidaridad (antes Solidaridad Internacional), NOVACT y Patrir, promovió una proposición no de la ley aprobada por el Congreso de los Diputados el 7 de marzo de 2012 que instaba al gobierno a impulsar mecanismos de protección para asegurar la labor de los defensores y defensoras de los Derechos Humanos, y a seguir de cerca los procesos judiciales en curso contra el personal de las ONG que fuera encausado. Las organizaciones instamos al gobierno de Mariano Rajoy a cumplir el contenido de esta proposición.

Yara Sallam durante una visita a Madrid en 2012

Yara Sallam durante una visita a Madrid en 2012

Nazra for Feminist Studies, organización para la que trabajaba Yara Sallam,  condenó, el pasado domingo 22 de junio, el arresto de las siete activistas En el comunicado publicado en su página web destacan que «las personas que trabajan en la defensa de los derechos humanos en Egipto se han estado enfrentando, en los últimos meses, a actos constantes de intimidación y hostigamiento judicial, a detenciones arbitrarias, a severas condenas y a penas de prisión». Las 7 Defensoras de Derechos Humanos continuarán detenidas/os hasta su juicio el 13 de septiembre de 2014. La primera audiencia que se estableció para el 29 de junio de 2014 se pospuso por el juez asignado, quien dejó la sala de la corte sin informar ni a los abogados de las defensoras detenidas, o a sus familiares. En cambio, dejó a los guardias como responsables de anunciar la decisión de volver a programar las audiencias. La falta del debido proceso que rodea estos casos es considerada como ilegal por los abogados y los/as familiares.

Comunicado sobre la detención de las activistas en Egipto

El 21 de junio de 2014, siete mujeres defensoras de derechos humanos fueron detenidas por protestar pacíficamente contra la Ley de la Protesta y la Asamblea en Heliópolis, El Cairo.

La manifestación se dirigió pacíficamente al Palacio presidencial de Heliópolis, reclamando la liberación de todas las personas detenidas por cuestiones políticas y activismo que permanecen encarceladas en Egipto.

Varias personas fueron detenidas en este contexto, entre ellas, siete mujeres activistas por los derechos humanos, muy conocidas en el país:  Yara Sallam, Sanaa Seif, Hanan Mustafa Mohamed, Salwa Mihriz, Samar Ibrahim, Nahid Sherif (conocida como Nahid Bebo) y Fikreya Mohamed. Todas siguen presas en la comisaría de Helióplis.

Momentos previos al arresto, personas desconocidas lanzaron piedras y cristales a las manifestantes, propiciando que la policía disparara gases lacrimógenos y perdigones para dispersar la marcha.

La fiscalía emitió una orden el 22 de junio de 2014 para extender la detención hasta el 23 de junio 2014, a la espera de una mayor investigación. Las defensoras, junto con otras personas, han sido acusadas ​​de los siguientes cargos:

(1) La participación en una manifestación no autorizada, cuyo objetivo era detener la aplicación de la ley e influir en la eficacia de las autoridades públicas durante la realización de su trabajo. La posesión de herramientas que podrían causar la muerte si hubieran sido utilizados como armas

(2) La organización de una manifestación sin previo aviso según lo estipulado por la ley y la participación en una manifestación que violó y amenazó la seguridad pública y los intereses de los ciudadanos e interrumpió el transporte y transgredió la propiedad pública y privada

(3) La posesión de materiales y fuegos artificiales incendiarios durante la manifestación

(4) Uso de la fuerza y la violencia para aterrorizar e intimidar a los ciudadanos

(5) La destrucción deliberada de la propiedad pública

(6) La destrucción deliberada de bienes de propiedad de la parte agraviada como lo demuestra a través de las investigaciones

(7) La posesión de fuegos artificiales sin licencia

(8) La posesión de herramientas utilizadas para asaltos sin una justificación legal

Las personas que trabajan en la defensa de los derechos humanos en Egipto se han estado enfrentando, en los últimos meses, a actos constantes de intimidación y hostigamiento judicial, a detenciones arbitrarias, a severas condenas y a penas de prisión. Las mujeres activistas antes mencionadas son solo un ejemplo de como el activismo se ha convertido en objetivo, a través de la Ley de la Protesta y la Asamblea (Ley N º 107 de 2013 sobre el Derecho a reuniones públicas, procesiones y manifestaciones pacíficas).

Otro ejemplo es el de la prominente activista Mahienour El-Massry, que fue detenida por protesta no autorizada y ataque a los agentes de policía durante una movilización ante el nuevo juicio del asesinato de Khaled Said, el pasado 2 de diciembre de 2013.  El Juzgado de Delitos Menores Sidi Gaber, en Alejandría, confirmó la condena en mayo, manteniendo a la activista y abogada bajo una sentencia de dos años de prisión.

Por otra parte, El-Massry también se enfrenta a un juicio por otros cargos en un incidente que se produjo en marzo de 2013. El 16 de julio de 2014, este segundo caso fue aplazado al 21 de julio de 2014. En él, El-Massry está acusada de supuestamente agredir a las fuerzas de seguridad, después de que ella y un grupo de abogados acudiesen a la comisaría Raml para prestar asistencia jurídica a los activistas que habían sido detenidos y entregados a la policía por los partidarios de los Hermanos Musulmanes.

Nazra for Feminist Studies condena el arresto y la detención de las sieten mujeres y cree que ellos está directamente relacionado con sus actividades legítimas en defensa de los derechos humanos. Por ello, piden a las autoridades egipcias que:

  • Retiren todos los cargos dirigidos a las mujeres defensoras de derechos humanos y efectúen su liberación inmediata e incondicional
  • Garanticen en toda circunstancia la integridad física y psicológica de todas las activistas
  • Cese el hostigamiento y la persecución de activistas por los derechos humanos y garanticen que todas las personas en Egipto son capaces de llevar a cabo sus actividades legítimas libres de la persecución, detención arbitraria, hostigamiento judicial y violencia física
  • Aseguren que la  Ley de Protesta y Asamblea se revisa para que sea totalmente compatible con las normas internacionales pertinentes y la constitución egipcia recientemente aprobada
  • Garantizar el derecho de las mujeres defensoras de los derechos humanos a participar en el trabajo de derechos humanos y tomar medidas para garantizar su protección ante la ley y en la sociedad
  • Invalidar las convicciones de otros activistas que basan su defensa de los derechos humanos en la Ley de Protesta y Asamblea y retirar todos los cargos derivados del ejercicio legítimo de los derechos de libertad de expresión y de reunión pacífica.

Pincha aquí para descargar el informe

Pincha aquí para ver la Proposión No de Ley

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Queremos transformar el mundo

Recibe historias inspiradoras de personas
decididas a cambiar las reglas del juego.

CONTACTO  915 986 290