Cortes de energía en Gaza. Bloqueo, oscuridad y esperanza

Dos millones de personas en la Franja de Gaza están a punto de sufrir una grave crisis social, económica y sanitaria en medio de una pandemia global que podría empeorar aún más la situación en la que se encuentran la población palestina en Gaza debido al bloqueo por tierra, mar y aire que Israel lleva forzando desde hace más de 13 años.

«El bloqueo de Gaza no es solo terminología política. Tampoco es un desastre natural que sólo “sucedió”. El bloqueo de Gaza es cosa del hombre, y se trata de la vida real, historias reales. Es hora de dar a Gaza, y a su juventud, un futuro.  El bloqueo debe acabar ya.» Bo Schack, exdirector de UNRWA en Gaza

Los continuos cortes de energía en la Franja de Gaza repercutirán gravemente en la salud y en la realidad ambiental, económica y humanitaria de la zona, advierte la Red de ONGs Palestina (PNGO) en su último comunicado. En 2018, la electricidad llegó a estar disponible hasta 12 horas diarias (frente a las 4-5 que tenían previamente). El martes 18 de agosto de 2020, la planta de energía de la Franja de Gaza dejó de funcionar. El gobierno israelí ha bloqueado la entrada de combustible a la Franja, lo que ha provocado cortes de energía de hasta 20 horas al día.

Como resultado, diversos sectores se están viendo seriamente afectados. Los servicios de salud, ambientales, el suministro de agua potable y los servicios de saneamiento, entre muchos otros, no funcionan correctamente. Esto está generando graves pérdidas económicas en el sector industrial, comercial y agrícola, que dependen directamente de la electricidad para su buen desarrollo.

Dos millones de personas en la Franja de Gaza están a punto de sufrir una grave crisis social, económica y sanitaria en medio de una pandemia global que podrá empeorar aún más la situación en la que se encuentran la población palestina en Gaza debido al bloqueo por tierra, mar y aire que Israel lleva forzando desde hace más de 13 años.

La pandemia empeora la situación provocada por los cortes de energía

«Estamos muy preocupadas por las mujeres y personas que usan sillas de ruedas eléctricas para moverse. Sin electricidad, las baterías de las sillas se acabaron y no pueden moverse como lo hacían. Además, las mujeres y todas las personas que están en aislamiento por COVID19 se están asfixiando, no se pueden usar los ventiladores ni las maquinas que dan oxígeno. La humedad es siempre muy alta, y en los días de mucho calor empeora. No es fácil, y menos para las personas contagiadas. Por otro lado, muchas de las mujeres que trabajan de forma remota y con Internet se están viendo totalmente limitadas. No pueden realizar su trabajo, lo que implica un gran riesgo de perderlo. 

No podemos usar las neveras y los alimentos se estropean debido al calor. Cuando hay electricidad solo dura dos horas y no sirve casi para nada. Con este bloqueo no entran muchas cosas, ni siquiera los recambios de las placas solares dañadas. Todo esto trae más frustración y violencia.», explica Majeda Saqqa, Directora de Programas de Culture and Free Thought Association – Gaza, organización socia de Alianza por la Solidaridad en Gaza.

La situación actual dificulta el trabajo que realiza Alianza por la Solidaridad en Palestina. Debido a los cortes de energía, las organizaciones socias no pueden llevar a cabo sus actividades e intervenciones de forma normal. La población está constantemente preocupada, no disponer de electricidad hace que su trabajo sea mucho menos efectivo, ya que no hay medios para llevarlo a cabo. La frustración hace mella y empeora las dinámicas en las familias, generando incluso crisis de masculinidad.

El PNGO subraya en su comunicado que todas las partes deben trabajar y estar a la altura de sus responsabilidades para aliviar el sufrimiento de la Franja y prevenir problemas adicionales, así como para hacer que se cumplan los derechos de la sociedad Palestina en la Franja de Gaza, entre ellos su derecho a vivir con dignidad y tener acceso a servicios esenciales, incluida la electricidad.

La Red Palestina de ONGs insta a la comunidad internacional a romper su silencio. Es necesario que se presione a las autoridades de ocupación israelíes para que levanten el injusto bloqueo en la Franja de Gaza y permitan la entrada de todos los materiales, incluido el combustible para la planta.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Queremos transformar el mundo

Recibe historias inspiradoras de personas
decididas a cambiar las reglas del juego.

CONTACTO  

681 393 971