Mujeres rurales en Haití

Mujeres rurales en Haití: sosteniendo la vida

El último año 2020 ha sido diferente para todos, especialmente para las mujeres en el mundo. Para las mujeres rurales de Haití, ha supuesto doblar las horas ocupadas en cuidados en el hogar. Una tarea adicional al trabajo en el campo.

En Haití, la mujer rural representa un 49% de la población activa, en una isla superpoblada donde la mitad de la población vive en la ciudad con altas tasas de desempleo. Sin embargo, en la Región del Sudeste (donde trabajamos) la agricultura es una actividad principal. Pero, a pesar de ser primordial para el país, la agricultura genera bajos ingresos en una zona con alta inseguridad alimentaria y proclive al impacto de desastres naturales.

3 de abril, día de las mujeres rurales en Haití

Por eso, reivindicamos a las mujeres rurales, como heroínas y lideresas, mujeres anónimas que han continuado y continúan día a día sosteniendo a sus familias y sus comunidades a pesar de las numerosas dificultades.

Precisamente, la mujer haitiana es el espejo de la triple carga de género. Sobre ella recaen las tareas domésticas, de cuidado y de procreación, además de la carga mental del manejo del hogar. Esta carga se acentúa para las mujeres rurales, sobre las que recaen estas mismas tareas desde que son niñas. A lo que hay que añadir la dificultad del acceso a los recursos básicos que les dificulta aún más su desempeño: caminar una hora por el monte a por agua, salir a por leña para cocinar, lavar la ropa en el río, trabajar en el campo familiar, ejercer el pequeño comercio de compra y venta, así como asegurar los gastos básicos del hogar familiar; escuela y salud.

La desigualdad de género en Haití es grave

Según los últimos datos de Naciones Unidas, Haití se encuentra entre los países más desiguales del mundo (posición 152 de 162 países). La mujer haitiana es la principal y casi única responsable de las tareas de cuidado y del hogar. Los hombres solo ejercen este rol cuando la mujer está muy enferma o unos días tras el parto. Según una encuesta, la mujer trabaja una media de 12 horas diarias en tareas del hogar frente a los hombres que solo dedican 7, y en su mayoría es agricultura y ganadería.

Para cambiar la situación es fundamental priorizar los problemas de las mujeres, llevar a cabo formaciones en Derechos de las Mujeres, en nuevas masculinidades, y en buena gobernanza.

Las sensibilizaciones siempre son bien acogidas, despiertan interés y suscitan muchas preguntas. Se convierten en espacios seguros, de confianza, diálogo y en un altavoz para las mujeres en la comunidad. Junto a ellas y la Delegación del Ministerio de la Condición Femenina y de los Derechos de la Mujer (MCDF), apoyados por la Cooperación Española, trabajamos para ser un altavoz que contribuya a “reforzar el liderazgo femenino para un mañana más igualitario”.

Las mujeres haitianas son verdaderas lideresas y heroínas en la sombra que ponen sobre la mesa y denuncian temas claves para lograr la equidad en la sociedad.

El derecho a la igualdad como Derecho Humano

Según un estudio de ONU Mujeres en 2013 las mujeres haitianas son percibidas como “seres no reflexivos y con baja capacidad de comprensión”. Algo muy alejado de la realidad. Por eso, desde las autoridades locales de defensa de la Condición Femenina se les anima a estar presentes y a luchar por sus derechos.

“Mujeres debéis estar ahí ya que siempre que alguien pregunta por los líderes de la comunidad, la mayoría son hombres. La participación en la comunidad es clave, ya que si se decide construir un hospital debéis estar presentes para expresar que las mujeres necesitamos una maternidad, porque somos nosotras las que parimos y si el parto sale mal somos nosotras las que nos morimos, a los hombres esto solo les afecta indirectamente.”

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Queremos transformar el mundo

Recibe historias inspiradoras de personas
decididas a cambiar las reglas del juego.

CONTACTO  

915 98 62 90