Visitando a mujeres refugiadas en Jordania

Aumenta el número de mujeres refugiadas que sufre violencia de género en Jordania

El 35% de las mujeres refugiadas y jordanas aseguran que han sufrido algún tipo de abuso desde que comenzó la pandemia. Pese a la situación, Alianza por la Solidaridad-ActionAid mantiene servicios de apoyo a las víctimas de violencia, con especial apoyo a las refugiadas sirias.

El incremento de la violencia de género y el deterioro de la situación económica de la población refugiada siria en Jordania está colocando en situación extrema a decenas de miles de familias, y especialmente a las mujeres. Hace ya una década que se vieron desplazadas por un conflicto que continúa y que impide el regreso a sus hogares en Siria.

Un estudio muestra el incremento de la violencia contra las mujeres

Los últimos datos disponibles (noviembre de 2020) indican que actualmente Jordania tiene 751.860 personas refugiadas de 57 nacionalidades distintas, aunque la mayoría son de origen sirio. De ellas, el 83% vive en zonas urbanas y el resto continúan en tres campos de refugiados.

En  el último año estamos viendo cómo la pandemia de COVID-19 incide en un aumento exponencial de la vulnerabilidad de las mujeres refugiadas. Uno de los impactos más graves que estamos detectando es el aumento de la violencia de género entre la población femenina jordana y refugiada que atendemos. Según una encuesta, realizada en Jordania por el Centro de Estudios Estratégicos del país, el 62% de las mujeres encuestadas en Jordania siente más riesgo de sufrir violencia física o psicológica. Esta violencia es resultado del aumento de tensiones en el hogar y el aumento de la inseguridad alimentaria.

Medidas como el toque de queda han supuesto un incremento en la frecuencia de la violencia doméstica para un 16%. Además, el 35% asegura que ha sido objeto de al menos una forma de abuso doméstico, lo que supone un aumento del 10% respecto a la situación anterior. El 58% ha sido víctima de abuso por parte de un familiar masculino (25% del padre, 16,5% del esposo y el 16,5% del hermano). Entre las formas de violencia mencionan la violencia verbal (48%), la violencia psicológica (26%), la negligencia (17%) y el abuso físico (9%).

La Covid-19 dificulta el acceso a las mujeres refugiadas en situación de vulnerabilidad

Además, la situación generada por la COVID-19 ha dificultado el acceso de las mujeres a los servicios de prevención y protección frente a la violencia machista.  Por ello, consideramos prioritario que las cientos de miles de personas refugiadas sigan siendo objeto de apoyo por parte de la comunidad internacional. Especialmente las mujeres que se encuentran en un contexto de pandemia que está agravando su situación.

Con la pandemia vemos que están incrementándose todos los tipos de violencia que sufren las refugiadas, tanto física como psicológica y económicamente. Al mismo tiempo están quedando más desprotegidas. Por ello es fundamental que no olvidemos que sólo en Jordania son cientos de miles, las personas que no pueden regresar a su país de origen y que su situación es muy precaria”, ha declarado Marta Sanchiz responsable de Alianza por la Solidaridad- ActionAid en el país.

Pese a las dificultades, Alianza por la Solidaridad-ActionAid mantiene el desarrollo de programas de fortalecimiento de las capacidades de las organizaciones comunitarias de base en las localidades de Mafraq, Ajloun, Zarqa, Irbid y Amman. El objetivo es mejorar tanto la detección, como la derivación de casos de violencia de género a servicios de atención sanitaria, psicosocial y social de calidad.  Ponemos el foco con especial atención a aquellas personas con mayores vulnerabilidades, como son las mujeres refugiadas, las que sufren algún tipo de diversidad funcional o aquellas que encabezan unidades familiares en solitario.

Su situación económica también se agrava

Paralelamente, según el estudio el 99% de las mujeres que tenían un trabajo informal antes de la pandemia lo han perdido. Esto es especialmente grave teniendo en cuenta que las mujeres refugiadas sólo tienen acceso en su mayoría al sector informal. En consecuencia, más de la mitad de las encuestadas indica que ya no tiene dinero suficiente para mantener los suministros de su hogar más allá de los dos días siguientes. La mayoría tienen que recurrir a préstamos, venta de algunos bienes o ayudas de terceras personas. Otras muchas, han utilizado los escasos ahorros que habían logrado hacer para poder salir adelante.

Durante la pandemia, con financiación del Cabildo de Gran Canaria, se han distribuido kits de primera necesidad a un total de 240 mujeres especialmente vulnerables en Ajloun e Irbid. Asimismo, se están desarrollando proyectos de empoderamiento económico y de mejora de la participación de las mujeres en la vida política y en los espacios de decisión de las comunidades.

En Jordania hemos incrementado nuestros esfuerzos, en coordinación con otras organizaciones y agencias de las Naciones Unidas, por analizar y encontrar soluciones útiles para seguir llegando a las mujeres más vulnerables. Todo ello, a pesar de las restricciones a la movilidad y al acceso a recursos que está implicando la pandemia” añade Sanchís.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Queremos transformar el mundo

Recibe historias inspiradoras de personas
decididas a cambiar las reglas del juego.

CONTACTO  

915 98 62 90