Más de 30 ONG exigen en Grecia medidas urgentes para reubicar y atender a los refugiados del campo incendiado de Moria

Tras el incendio en el campo de refugiados más grande de Europa, situado en Moria, en la isla griega de Lesbos, un total de 31 organizaciones de la sociedad civil han pedido al Gobierno griego que brinde asistencia inmediata a las más de 13.000 personas que perdieron su refugio. Las organizaciones, entre las que se encuentra ActionAid Hellas, socia de Alianza por la Solidaridad-ActionAid, recuerdan que entre los afectados por este desastre se encuentra un elevado número de menores de edad, así como grupos en riesgo, que deben ser trasladados cuidadosamente a un lugar seguro en el continente.

Las ONG destacan que, entre estos grupos de riesgo, cuya reubicación debe priorizarse, se encuentran cientos de niños y niñas que no están acompañados por familiares, mujeres embarazadas, personas con discapacidad, personas con afecciones médicas y de salud mental, personas mayores y personas con bebés a su cargo.  A ellas se suman, aquellas personas que dieron positivo en la prueba de Covid-19, que deben tener disponible un alojamiento seguro durante el período de cuarentena, atención médica y de hospitalización si fuera necesario.

El traslado de personas desde la isla de Lesbos a la Grecia continental requiere, señalan en su comunicado, encontrar soluciones urgentes que permitan abordar esta situación. Las actuales instalaciones de vivienda para refugiados/as y solicitantes de asilo están ya a plena capacidad. Por ello, se insta a las autoridades griegas a trabajar en un plan coherente que maximice todos los recursos disponibles, incluidos los de la UE, y se hace un llamamiento a los líderes europeos para que compartan la responsabilidad de la recepción y el apoyo a las personas solicitantes de asilo ahora más que nunca.

Más de 13.000 personas en un espacio preparado para 2.500

En estos tiempos difíciles, es de suma importancia que el respeto a los derechos humanos esté en el centro de la respuesta al incendio del campamento de Moria, así como que las autoridades no recurran al uso de la fuerza ni a un lenguaje que pueda hacer prender la violencia, sino que tomen los pasos necesarios para generar una desescalada de cualquier riesgo de violencia. El hecho de que haya desaparecido entre las llamas el centro de recepción y registro de las personas que había en el campamento no debe ser excusa para no actuar.

Desde Alianza por la Solidaridad-ActionAid se recuerda que la situación de los refugiados en Grecia requiere del apoyo de todos los países europeos, incluido España, dado que la existencia de estos campamentos, sobresaturados –Moria tenía capacidad para 2.500 personas, no 13.000- es fruto de una inaceptable gestión de la situación por parte de los líderes de la UE, que se han desentendido de miles de personas y familias que huyeron conflictos y de la pobreza en sus países de origen.

“Consideramos que es nuestra responsabilidad, la de los dirigentes y de las personas que vivimos en Europa, que dicho sueño no se transforme en la pesadilla de criminalización y persecución que están viviendo”, señala Jara Henar, coordinadora de Migraciones de Alianza por la Solidaridad-ActionAid.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Queremos transformar el mundo

Recibe historias inspiradoras de personas
decididas a cambiar las reglas del juego.

CONTACTO  

681 393 971