Crisis humanitaria en la frontera

Crisis humanitaria en la frontera: queremos espacios seguros y no muros

En el últimos mes estamos asistiendo a la grave crisis humanitaria en la frontera entre Polonia y Bielorrusia que afecta a cientos de personas vulnerables, sin que la Unión Europea de una respuesta urgente y acorde con las obligaciones legales comunitarias e internacionales y desde el respeto a los derechos humanos. De hecho, las únicas medidas que se han puesto sobre la mesa hasta el momento pasan por un endurecimiento de las condiciones para acogerse al derecho de asilo o la construcción de un muro.

Desde Alianza por la Solidaridad-ActionAid nos sumamos al manifiesto de la ECRE, una alianza de 105 organizaciones en 39 países que trabaja para promover los derechos de los refugiados, solicitantes de asilo y otras personas desplazadas por la fuerza en Europa y en las políticas exteriores europeas. Pedimos a la UE que se restablezcan, de manera urgente, los derechos  en las fronteras de Europa.

Crisis humanitaria en la frontera

Como organizaciones europeas de la sociedad civil y profesionales que trabajan en el ámbito del asilo, la migración, la asistencia humanitaria y los derechos humanos, estamos conmocionadas por la continua crisis humanitaria en las fronteras entre la UE y Bielorrusia, que causa un inmenso sufrimiento y ha provocado la muerte de al menos diez personas.

Al tiempo que condenamos plenamente las acciones de Bielorrusia, instamos a la UE, a sus Estados miembros y a todas las organizaciones europeas e internacionales pertinentes, a dar una respuesta acorde con las obligaciones legales comunitarias e internacionales y con los estándares de la decencia común.

Si bien las personas en medio de la crisis están siendo utilizadas como partes en el conflicto entre la UE y Bielorrusia, que tiene una dimensión de seguridad, las personas en sí mismas no son una amenaza para la seguridad, y no deberían ser referidas ni tratadas por ninguna de las partes como si fueran un arma. De hecho, todos los relatos sugieren que hay grupos extremadamente vulnerables entre las personas atrapadas en estos acontecimientos, como mujeres embarazadas, familias con niños pequeños y personas mayores o heridas. Entre ellos, personas que han huido de la guerra y la persecución desde Siria, Yemen, Afganistán o Irak, y que, a falta de vías seguras y legales, no tenían otra forma de ponerse a salvo.

Restablecer los derechos y valores en las fronteras de Europa

También observamos como, a pesar de las graves tensiones existentes entre los Estados implicados, la situación, como muchas otras en las fronteras de la UE, es manejable, y debe abordarse con perspectiva: a nivel mundial, muchos países en situaciones muy frágiles se enfrentan a complejos desafíos de desplazamiento, con dimensiones geopolíticas y de seguridad y que implican a un número mucho mayor de personas. Lo que se necesita es una respuesta lúcida que incluya una firme defensa del derecho de asilo y del derecho comunitario e internacional.

Por ello, proponemos las siguientes respuestas que abarcan los distintos elementos de la crisis:

  • Garantizar el acceso al asilo en las fronteras
  • Garantizar el acceso humanitario
  • Retirar la legislación interna no conforme con el derecho comunitario
  • Contrarrestar la represión de la sociedad civil, los medios de comunicación y los profesionales del derecho
  • Situar los estándares de los derechos humanos y la transparencia en el centro de la cooperación con terceros países

La UE y los Estados miembros deben responder a las crisis fronterizas de acuerdo con sus obligaciones legales internacionales y comunitarias. El actual marco político-jurídico, si se aplica, proporciona todos los elementos para manejar esta situación de forma pausada basada en los derechos, y bien gestionada. Nos alarma escuchar que se están elaborando propuestas que podrían permitir derogaciones injustificables al derecho internacional y comunitario.

Queremos espacios seguros y no muros

Puedes consultar la lista completa de entidades firmantes aquí 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.