Denunciamos el acoso de los gobiernos en Centroamérica hacia las ONG

Denunciamos el acoso de los gobiernos en Centroamérica hacia las ONG

Desde Alianza por la Solidaridad-ActionAid denunciamos el acoso de los gobiernos en Centroamérica hacia las ONG. Y demandamos al Gobierno español que pida explicaciones ante estos ataques.

Las organizaciones sociales no gubernamentales, defensoras de los derechos humanos en países como El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Honduras o Costa Rica, están siendo objeto del acoso judicial, policial y mediático, así como de un proceso de criminalización que busca su desprestigio para acabar con las críticas a las vulneraciones de derechos fundamentales que tienen lugar en estos países.

Desde Alianza por la Solidaridad-ActionAid hemos seguido de cerca la persecución a organizaciones locales con las que trabajamos directamente y los señalamientos de otras cuyos líderes han tenido que dejar el país por razones de seguridad.

Acoso en El Salvador

El último de estos casos ha tenido lugar esta misma semana. El Gobierno de El Salvador, presidido por Nayib Bukele, envió a fuerzas de la Fiscalía, policiales e incluso militares a diferentes ONG. Entre estas ONG se encuentra ProVida, socia de Alianza, y otras seis organizaciones. Las fuerzas de la Fiscalía allanaron sus instalaciones y se llevaron material de sus sedes, bajo acusaciones infundadas de malversación de fondos.

La organización salvadoreña ProVida, lleva 37 años trabajando con las comunidades. Especialmente ha trabajado en la defensa del derecho al acceso a agua potable. Ya que El Salvador es uno de los países del mundo con más estrés hídrico, en relación con su población.

Karen Ramírez, su portavoz señala: “Está claro que lo que quieren en descalificarnos desde el Estado, cuando es manifiesto que nuestra ONG depende de fondos extranjeros, dentro de una estrategia de hostigamiento a las organizaciones de izquierdas que proveemos de servicios, como educación o agua, que debería proveer el Estado salvadoreño. Es algo que nos pone en riesgo porque genera desconfianza hacia nuestro trabajo en los territorios”.

Persecución de las ONG también en otros países

Situaciones similares se viven en otros países. En Nicaragua, numerosos líderes sociales opuestos al régimen de Daniel Ortega están en la cárcel y las ONG tienen poco margen de maniobra. Prácticamente, todas las ONG y líderes están sujetas a una férrea censura, en prisión o fuera del país.

En Guatemala, el gobierno de Alejandro Giamattei continúa su acoso y criminalización contra cualquier voz discordante. A su vez han aumentado las agresiones a líderes de derechos humanos. Según Udefegua, en 2020 se batió récord de estas agresiones, hasta los 1.055 casos, pese a que fue el año del confinamiento. El pasado día 24 de noviembre, se ordenó la detención de dos opositores a su Gobierno por participar en una manifestación de protesta convocada contra sus recortes sociales.

Paralelamente, se ha puesto en marcha la llamada Ley de ONG. Con ella se pretende limitar el trabajo de denuncia de vulneraciones de derechos humanos que realizan las organizaciones. Todo ello bajo la excusa de que sólo deben realizar actividades que no vulneren el orden público, lo que incluiría cualquier tipo de demanda pública o movilización.

En Honduras, la situación no es mejor. En lo que va de año han sido asesinados decenas de opositores políticos (39 según algunas fuentes). Y al menos otros 40 defensores de derechos humanos y del territorio. Las elecciones presidenciales del domingo 28 de noviembre, han arreciado una violencia que se había ya incrementado desde el golpe de Estado de 2009.

En Alianza por la Solidaridad-ActionAid consideramos inadmisible que, en estas circunstancias, el Gobierno español no salgan en defensa de los derechos humanos fundamentales en Centroamérica. Ya que si lo haría en otros foros internacionales (ONU, UE, G-20, etcétera) y exige su posicionamiento claro a favor de la sociedad civil centroamericana.

Almudena Moreno, responsable de Desarrollo Sostenible en Alianza-ActionAid, señala: “Es necesario que el Gobierno español se ponga del lado de los derechos humanos y sea contundente reclamando el cese del retroceso de los espacios cívicos en estos países, donde los líderes sociales son perseguidos, las ONG allanadas y los presos políticos van en aumento”.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *