Día de África: crisis ganadera por el cambio climático, nueva amenaza para millones de personas

Los impactos del cambio climático en la ganadería, parte integral de la supervivencia económica para el continente africano, podrían aumentar la ya elevada vulnerabilidad de 1.300 millones de personas. En el Día de África, hoy 25 de mayo, desde Alianza por la Solidaridad-ActionAid advertimos de que la inseguridad alimentaria, agravada por la sequía y los efectos de la guerra de Ucrania, se prolongará en el tiempo.

Desaparición de millones de cabezas de ganado

Dos informes han puesto de manifiesto qué va a ocurrir de no frenarse la subida de temperaturas ni implantarse medidas de adaptación. Según uno de los trabajos, realizado por científicos de varios países, para 2050, 370 millones de cabezas de ganado podrían sufrir uno o más días de calor extremo. También lo sufrirían unos 6.000 millones de pollos. El segundo informe examinó los costos potenciales del estrés por calor. Determinó que, para finales de siglo, los ganaderos pueden enfrentar pérdidas de hasta 40.000 millones al año en países tropicales pobres, como los de África.

Hoy, el sector ganadero aporta entre el 30% y el 50% de su PIB agrícola. Las interrupciones del sector ganadero de África tendrán efectos profundos en las vidas y los medios de subsistencia de los pequeños agricultores y ganaderos. Estos son la columna vertebral de la producción de alimentos del continente.

Día de África: deberían sonar las alarmas

Desde Alianza-ActionAid, que trabajamos hace décadas en países tan afectados por el cambio climático como Mali, Senegal o Mauritania, alertamos en este Día de África de los riesgos que supone la desaparición de millones de vacas, ovejas y cabras, que son el sustento de 800 millones de agricultores y pastores en todo el continente.

La perspectiva de que el ganado de subsistencia pueda desaparecer a gran escala debe hacer sonar las alarmas entre políticos de todo el mundo. Denunciamos que no se están tomando medidas de adaptación, debido a su elevado coste y a escasa financiación internacional para ayudar a países del Sur.

“La mayor parte de la producción de alimentos proviene de pequeñas parcelas de tierra fragmentadas que son cultivadas por pequeños agricultores (la mayor parte, mujeres). Esto hace que su producción sea clave en la economía rural del continente”, señala Almudena Moreno, coordinadora de Desarrollo Local de Alianza-ActionAid.

Proyectos para la gestión de los espacios naturales

Los cambios en la cantidad y distribución de lluvias y el aumento de olas de calor y sequías, sin estrategias de supervivencia adecuadas, suponen un grave riesgo para la producción. Entre Senegal y el norte de Guinea Bissau y Senegal y el sur de Gambia, se ha puesto en práctica el Plan de Ordenación y Gestión de Espacios Transfronterizos. Es una herramienta de planificación territorial para gestionar mejor los espacios y recursos naturales. Vistos sus efectos positivos, ahora se busca extenderla a otros territorios.

Moreno, de Alianza-ActionAid, añade: “La ausencia de planificación del territorio da lugar a problemas de gestión del agua, bosques o pastos. Problemas que se tornan más conflictivos cuanto más se acentúa el cambio climático. Esto se incrementa en las zonas transfronterizas, al convivir diferentes legislaciones y procesos democráticos. Con estos planes de ordenación, las decisiones parten de las comunidades y, además, se promueve la participación activa de las mujeres».

Los resultados han sido muy positivos, facilitando armonizar normativas y la cogestión de infraestructuras, al margen de dónde está la línea divisoria entre países o entre comunidades de un mismo país. Ese es uno de los caminos a seguir si lo que queremos es que los y las africanas puedan tener garantizadas condiciones de vida dignas sin tener que abandonar sus territorios.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.