Un antropólogo (y periodista) en el desierto

Miércoles, 26 diciembre 2018

P1000565

El Sahel –borde, límite en árabe- es la zona limítrofe entre el desierto el Sáhara y la sabana africana, un espacio semi-árido, lugar de civilizaciones milenarias que atraviesa todo el continente desde Senegal hasta Eritrea. Actualmente vilipendiado por cuestiones securitarias, con grupos yihadistas que campan por distintas regiones y circulaciones de todo tipo de productos y personas, toda la zona fue también cuna de Imperios africanos durante la Edad Media y puente histórico entre poblaciones del norte y del sur.

 

En mi caso, conocí algunos de sus rincones, como Níger, hace ya casi una década. Allí me impregné, deconstruí y me cuestioné hasta límites insospechados. Litigué con (no contra) bagajes culturales y cosmovisiones eurocéntricas, sin llegar a entender muchos de los fenómenos que veía y vivía, pero esforzándome al menos por dejar de enjuiciarlos. África es distinta, diversa y potente y te lleva a límites que quizás ni tú conocías. Así, el continente en general y la zona del Sahel en particular empezó a ser parte de mí y a bascular gran parte de mi vida laboral. Ahora regreso para continuar algunos de mis trabajos iniciados como periodista y antropólogo hace ya bastantes años.

 

Por ejemplo, desde Niamey, capital de Níger, encarrilé con mayor precisión y rigor mi militancia a favor de la libre circulación y dejé volar a la vez mi curiosidad por la migración como fenómeno global y total -obviamente social, económico y político, pero eminentemente humano-. Así, empecé mis estudios sobre migraciones de retorno de personas que por aquel entonces, en 2011, regresaban de Libia a Níger tras la caída de Gadafi. Con ello, incluso, llegué a doctorarme en Antropología Social por la Universidad de Barcelona, logrando –algo impensable para mí- el Premio extraordinario de mi promoción. También, sin duda, aporté complejidad a mi visión periodística tal como me dijo el maestro africanista Ferran Iniesta: “te hiciste antropólogo para ser mejor periodista”.

 

Esperando que así sea -pero sino, sigo en el camino de aprendizaje y crecimiento- hemos diseñado con mimo junto a Jara Henar, representante de Alianza por la Solidaridad y compañera de luchas, este proyecto modesto pero pretencioso para difundir lo que está sucediendo en cuestión de migraciones en países como Níger, Burkina Faso y Mali. La Unión Europea está llevando sus fronteras a estos estados tan lejanos para nosotros como importantes para nuestros gobernantes y, por eso, queremos –y debemos- fiscalizarlos. Pretendemos, pues, dinamizar el debate y contribuir a un relato favorable a quienes se mueven, sea por los motivos que sea. Estamos motivados y nuestra experiencia creemos que nos avala, así que, desde una estrategia mediática y de divulgación ambiciosa, esperamos aportar nuestro granito de arena, efectivamente, de dunas saharianas.


Empresas rentables pero responsables con los recursos
Aliadas
Únete, haz voluntariado
Visita nuestra Tienda Solidaria
Alianza por la Solidaridad usa cookies propias y de terceros con la finalidad de personalizar el contenido, mejorar la experiencia de usuario, ofrecer funciones de medios sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Para continuar navegando debes aceptar nuestra Política de cookies
No acepto    Acepto