Derecho a ser vecinas, vivas donde vivas

MANIFIESTO PARA EL CUMPLIMIENTO DE LA LEY EN EL EMPADRONAMIENTO A PERSONAS QUE HABITAN EN INFRAVIVIENDAS

La que te recoge los paquetes cuando tú no estás. La que se preocupa por qué te habrá pasado cuando pasa dos días sin verte pasar. La que te pide y te presta la sal. Esa es tu vecina. Tu vecina también es la que te cruzas por la calle y se esfuerza por aprender tu idioma para darte los buenos días, las buenas tardes y las gracias. La que trabaja en los campos para llenar tu nevera. La que tiene miedo a que el fuego queme otra vez su casa. La que vive en una chabola. Esta también es tu vecina.

Por eso, pedimos a los ayuntamientos de Palos de la Frontera, en Huelva, y a Níjar, en Almería, en concreto, y en consecuencia a todos los consistorios en el Estado español, que cumplan con la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas, concretamente con el punto 3.3, donde hace referencia y cita explícitamente:

“El Padrón debe reflejar el domicilio donde realmente vive cada vecino del municipio y de la misma manera que la inscripción padronal es completamente independiente de las controversias jurídico-privadas sobre la titularidad de la vivienda, lo es también de las circunstancias físicas, higiénico-sanitarias o de otra índole que afecten al domicilio. En consecuencia, las infraviviendas (chabolas, caravanas, cuevas, etc. e incluso ausencia total de techo) pueden y deben figurar como domicilios válidos en el Padrón”.

El empadronamiento es un deber y un derecho como vecina y vecino de un municipio. No obstante, las personas que habitan los asentamientos de los municipios de Palos de la Frontera y Atochares, en Níjar, están encontrando numerosas trabas para realizar este procedimiento burocrático, público y gratuito, lo que trae graves consecuencias sobre todo para las personas que son extranjeras.

En primer lugar, se enfrentan a un proceso tedioso por la falta de información por parte del personal de la oficina de padrón municipal, barreras idiomáticas y una exigencia de documentación excesiva que no está recogida ni es necesaria, según la ley anteriormente nombrada. En el caso de que la documentación les sea recogida, en la mayoría de los casos conocidos no reciben resguardo para hacer seguimiento del proceso o una reclamación en el caso de no recibir la respuesta en un tiempo máximo de tres meses como dicta la ley.

mujer asentamientos agrícolas
Además de una vulneración de derechos básicos y el desamparo, como el acceso a la sanidad y a la educación obligatoria de niñas y niños, a la atención desde servicios sociales para obtener orientación en formación, empleo, acceso a una vivienda y alimentación digna, se lleva a cabo una violencia institucional que recae en la invisibilización y en el no reconocimiento de la personas lo que está afectando a la salud mental de muchas de ellas.

Ante esta situación, pedimos tu apoyo. Gracias vecina.

Ayúdanos a llegar a 1.000 firmas

358 firmas

Únete, FIRMA nuestra petición