Consecuencias del coronavirus: aumento de embarazos no deseados y violaciones

La pandemia de coronavirus que se extiende por el mundo incrementa el riesgo de agresiones sexuales y de embarazos  no deseados por parte de las mujeres. Es especialmente preocupante en América Latina, África y Asia, donde la situación de habitabilidad de gran parte de la población es precaria y se enfrentan a deficiencias previas en los servicios públicos de salud y de atención social, sobre todo en lo que respecta a salud sexual y reproductiva.

Según el Fondo de la Población de la ONU, habrá un menor acceso a anticonceptivos para unos 18 millones de mujeres que ya accedían a ellos, lo que podría suponer un aumento de más 600.000 embarazos no deseados. Estas cifras se suman a los 200 millones de mujeres que ya con anterioridad no podían evitar embarazos porque, debido a diferentes tipos de barreras (como falta de información, nula autonomía en sus decisiones, barreras culturales o legales, etcétera), no pueden utilizarlos.

Aumento de las agresiones sexuales a mujeres durante el confinamiento

En un seminario sobre ‘Salud Sexual y Reproductiva en tiempos del COVID-19”, con expertos de organizaciones de América Latina y Caribe, en el que ha participado Alianza por la Solidaridad-Action Aid, se ha puesto de manifiesto el dramático aumento de las agresiones sexuales a mujeres desde que más de un tercio de la población mundial inició el confinamiento. En Perú, en sólo 15 días de cuarentena, se han registrado 43 violaciones de las que 23 eran niñas, según han informado sus autoridades, unas cifras que muestran el drama que se está viviendo en miles de hogares en muchos países.

Cada año se quedan embarazadas en todo el mundo 16 millones de adolescentes de entre 15 y 19 años y dos millones de niñas y adolescentes menores de 15 años. Estos embarazos son forzosos y mayoritariamente debidos a violencia sexual. En América Latina, Perú, Bolivia y Brasil son los países con mayores casos de violencia sexual, siendo preocupante el aumento de casos precisamente entre niñas y adolescentes. Dado que los mecanismos de detección de abusos ahora están funcionando peor, e incluso no funcionando, las cifras podrían ser mayores.

Reivindicaciones por el Día Mundial de la Salud

Con motivo del Día Mundial de la Salud, que este año tiene lugar en medio de una crisis sanitaria global sin precedentes, hacemos hincapié en la necesidad de mantener tanto los servicios de atención a las mujeres y niñas víctimas de agresiones sexuales. También es necesario que se mantengan las medidas de protección a las que están en riesgo y la puesta en marcha de campañas de prevención que impliquen al conjunto de la sociedad. Así mismo, es preciso garantizar el acceso a métodos anticonceptivos que eviten embarazados no deseados y posibles infecciones de transmisión sexual.

Los stocks de anticonceptivos en algunos países son escasos y su adquisición está siendo limitada debido a las restricciones y/o paralización de las redes comerciales internacionales con el cierre de vuelos y puertos de llegada de productos. Al menos tres fábricas de este tipo de productos en África e India han cerrado sus plantas de producción de anticonceptivos. Millones de mujeres pueden verse afectadas por no tener acceso a estos tratamientos o dispositivos. Por eso, es imprescindible que se tomen medidas preventivas durante los próximos tres meses y se considere fundamental esta atención socio-sanitaria.

La salud de las mujeres gestantes en riesgo

Se estima que cada día mueren en el mundo casi 800 mujeres por causas relacionadas con el embarazo que podrían haberse evitado. Los expertos recomiendan que en estos momentos, todas sigan recibiendo atención médica pre y post parto. Sin embargo, aconsejan que la atención sea mediante tele-medicina o teléfono. Esta situación provocaría un sobre-esfuerzo en los servicios sanitarios de muchos países en desarrollo que precisan de apoyo externo para que esas cifras de fallecidas no aumenten.

Ante esta situación, desde Alianza por la Solidaridad-Action Aid, en unos momentos en los que desde algunos estados se promueve la vuelta al proteccionismo interior, pedimos a las autoridades y a la ciudadanía que no se olviden del compromiso internacional adoptado en el objetivo número 3 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que implican para 2030, dos metas muy  claras en cuanto a salud sexual y reproductiva:

  • Reducir las muertes maternas a menos de 70 por cada 100.000 nacidos vivos
  • Garantizar el acceso universal a servicios de salud sexual y reproductiva, incluidos los de planificación de la familia, información y educación, y la integración de la salud reproductiva en las estrategias y los programas nacionales.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Queremos transformar el mundo

Recibe historias inspiradoras de personas
decididas a cambiar las reglas del juego.

CONTACTO  

681 393 971