28 de mayo: día internacional por la salud de las mujeres

Cada año se producen cerca de 300.000 muertes maternales, la mayoría en países en desarrollo por falta de atención médica adecuada

A nivel mundial, se estima cada año tienen lugar en torno a 300.000 muertes maternas, es decir, fallecimientos de mujeres que tienen lugar durante el embarazo, el parto o el postparto. Los últimos datos disponibles de Naciones Unidas, referidos a 2017, confirman que en ese año se registraron 295.000, lo que supone que hubo 211 muertes por cada 100.000 nacidos vivos. La cifra supone una reducción de tan sólo un 4% respecto a las que hubo en 2015, por lo que a este ritmo el mundo no alcanzará el objetivo fijado en los ODS (Objetivos de Desarrollo del Milenio) para el año 2030, que cifraba la meta a conseguir en 70 muertes maternas. Es la cifra a la que se comprometieron todos los países de Naciones Unidas.

La mayor parte de estas muertes de mujeres tienen lugar en países en desarrollo, y países de ingresos medios bajos; aproximadamente, el 66% en países del África subsahariana. Por tener una comparativa, en España, las últimas estadísticas indican que hay seis muertes maternas por cada 100.000 habitantes mientras que en Mali son 440, según datos del Banco Mundial.

Tampoco la proporción de mujeres en edad reproductiva (15-49 años) que necesitan la planificación familiar con los métodos anticonceptivos modernos sigue el aumento que sería deseable: tan solo se incrementó ligeramente del 75,7% que había en 2010 a un 77% en 2020, si bien hay que destacar que en África subsahariana estos servicios apenas llegan al 56% de las mujeres. Y lo mismo pasa con las cifras de embarazos de mujeres adolescentes (entre 15 y 19 años), que si bien siguen disminuyendo y hay una media de 41 por cada 1.000 mujeres en 2020, en África Subsahariana esa media supera las 100.

La crisis del coronavirus dificulta el acceso a la salud sexual de miles de mujeres

Para Alianza por la Solidaridad, en el contexto de la actual crisis del COVID-19, estas cifras indican que si no se toman medidas urgentes y eficientes de apoyo a la salud sexual y reproductiva de las mujeres, está no sólo no mejoraría sino que podría empeorar, dado que ya se han detectado retrocesos debido al confinamiento, dado que ha impedido que se desarrollara la atención tal como debía, dificultando el acceso a métodos anticonceptivos y la asistencia sanitaria de las mujeres en gestación.

Para Alianza por la Solidaridad-Action Aid, es fundamental que  el apoyo de las instituciones públicas internacionales y nacionales a este ámbito de la ayuda humanitaria se mantenga para poder cumplir los ODS, así como que se tomen acciones que faciliten una mejor atención en  los países donde más mujeres están en riesgo y que van a sufrir en mayor medida el impacto de la crisis económica generada por el COVID-19.

Alianza por la Solidaridad-Action Aid continúa trabajando en América Latina, Oriente Próximo y África subsahariana en defensa de los derechos a la salud de las mujeres, con proyectos en colaboración con organizaciones de los países en los que su objetivo es promover el acceso a estos servicios sanitarios y sociales.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Queremos transformar el mundo

Recibe historias inspiradoras de personas
decididas a cambiar las reglas del juego.

CONTACTO  

681 393 971