Fátima, refugiada siria: “La violencia ha contagiado a mi marido”

TuMejorMensaje-cartaFatima

El rostro de Fátima está surcado por profundas arrugas. Su mirada, apagada. Fátima vivía en Daraa, una ciudad casi en la frontera con Jordania donde en 2011 prendió la mecha de la guerra. Fue allí donde 15 estudiantes, influídos por la Primavera Árabe, pintaron unos símbolos de libertad en su escuela. Se los llevaron detenidos y las protestas por todo el país, pidiendo su liberación, acabó en un conflicto que aún continúa.

La familia de Fátima tuvo que salir huyendo cuando el Ejército sirio comenzó a reclutar a niños en los colegios: o la guerra o la cárcel eran la opción. Además, el marido, chófer de profesión, estuvo detenido por ser del Ejército de Liberación; fue torturado durante horas. Cuando ya caían bombas sobre su barrio, iniciaron la huida, con el más pequeño de apenas 3 años en brazos. Un camino que hicieron andando, casi sin equipaje, pero cargados de angustia e incertidumbre.

Ocho meses pasaron en el campo de refugiados de Zaatari, un lugar inhóspito, en mitad de una llanura desértica, donde ahora viven 120.000 personas de la ayuda internacional. Las enfermedades, la aglomeración, la falta de perspectivas, la desesperanza… hacían muy difícil allí la vida. “Había brotes de meningitis, de tifus… También mucha violencia. Mi hijo mayor se vio envuelto en una pelea y fue detenido seis meses. Nada bueno aprendió allí dentro, así que al final nos vinimos a Mádaba, donde estaba mi cuñado y su familia”, va relatando a borbotones, sin preguntas, como si hubiera abierto un tapón y saliera todo su dolor en estampida.

"Here, my son lost an arm in a factory, where he was without a contract because the Syrians have forbidden to work. And it's not the only sick. Little has enormous herpes in the mouth that does not go away and another believe it had bird flu. Now, I have to make a living to feed and care for the whole family. The worst thing is that my husband has caught the violence we have experienced. Mistreats me, I paste, has come to threaten me stick a knife, and the children. ",es

Sus ojos tristes enrocejen, a punto de estallar en llanto, pero ya no puede parar. “Él antes no era así, nunca tuvimos problemas, pero cuando fue detenido y le torturaron, salió trastornado. Ahora es otra persona, extraño, agresivo, no le interesa la vida”.

Fue un familiar quien le habló de una clínica para refugiadas abierta en Mádaba, financiada por Alianza por la Solidaridad. Un lugar donde buscar atención médica, y psicológica, y apoyo social, un espacio en el que, además de consejos y atenciones en salud reproductiva y sexual, encontró un asidero a la esperanza en una vida que la guerra le ha puesto muy difícil.

¡Apoya nuestro trabajo con Fátima!

Sin tu ayuda, las refugiadas sirias ESTÁN SOLAS


Leave a Reply

Most Viewed of the Week

Peru discussion the decriminalization of abortion in case of rape

Actualmente, en el país, el aborto es legal solo en los casos en los que la vida...

Sustainable Local Development

Our lines of work to contribute to the global change from initiatives l...

Fátima vivía en Daraa, una ciudad donde en 2011 prendió la mecha de la guerra. Fue allí donde 15 estudiantes, influidos por la Primavera Árabe, pintaron unos símbolos de libertad en su escuela. Se los llevaron detenidos y las protestas por todo el país por su liberación acabaron en un conflicto que aún continúa.


Últimas noticias

Maricel Sandoval Solarte is 29 years old and has 15 fighting for the rights of its people on Colombian Cauca. Since designed it...

From Alliance for solidarity believe that the way to more effective fight against inequalities and ensure the of...

 Más noticias
The Solidarity Alliance uses cookies own and third-party in order to customise the content, improve user experience, provide social media functions and analyze the traffic. In addition, we share information about using that Web site with social media, advertising and web analytics partners. To continue browsing you must agree to our Cookies policy
I do not accept    I accept
Empresas rentables pero responsables con los recursos
Aliadas
Únete, haz voluntariado
Visita nuestra Tienda Solidaria