Restez informés

Les femmes qui cultivent un avenir meilleur

cultivadorasarroz

“Mi nombre es Fatim. Nací, crecí y me casé en Souloul, entre campos de arroz. Tengo 27 años, dos hijos y una hija. A los 17 me casé con mi primo Makhmout. Mi marido tiene dos esposas más con las que comparto las labores domésticas. Después de preparar las comidas, atender a los niños y dejarlos en la escuela, cultivo una parcela de arroz y alquilo otra para cultivar hortalizas.”

Fatim est un entrepreneur sénégalais. Su jornada incluye las responsabilidades familiares y de cuidado de los hijos e hijas y el hogar (la corresponsabilidad en las tareas domésticas se vislumbra lejana también en Senegal), cultivar arroz, conservarlo y venderlo, cuidar de su ganado, y asistir a clases de gestión de microempresas.

Igual que Fatim, Alissa se dedica al cultivo de arroz: "Antes cultivaba y vendía banana, pero en la época de calor es muy difícil conservar bien la fruta para venderla, y a menudo se me estropeaba y perdía el dinero que había invertido. Por eso he empezado con la venta de arroz. Todo el mundo consume arroz en mi región. El arroz sirve además para combatir el hambre, es barato y se conserva bien. Antes sólo lo compraba para comer, pero ahora que lo cultivo me sirve también para vender una parte, y el que me sobra, para alimentar el ganado.”

Fatim y Sina no sólo cultivan arroz: siembran, riegan y estimulan el crecimiento cada día de un futuro mejor para ellas, sus familias y sus comunidades. Son dos de las mujeres que participan en los proyectos agrícolas y de bancos de cereales con mujeres que Alianza por la Solidaridad tiene en marcha en Senegal. A través de su participación en las distintas actividades que ponemos en marcha, Fatim, Aissa y sus compañeras cultivadoras mejoran la calidad, cantidad y precio de su arroz.

Pueden con la triple (y cuádruple!) jornada, pero como nos recuerda Fatim: “A veces este trabajo es difícil. Las mujeres pasábamos horas trillando a mano el arroz, con ayuda de las niñas y niños, pero no teníamos medios para separar la cáscara del grano, ni los granos malos de los buenos… Cultivábamos, pero después de la cosecha, nadie nos compraba el arroz con cáscara. Y si nos lo compraban, siempre era a un precio muy bajo.”

Por eso se está invirtiendo en comprar trilladoras y máquinas de transformación, que permiten la préservation de l'excédent de vendre le riz en las tiendas que el proyecto va a montar en Dakar, la capital. Los pequeños comercios serán gestionados por otras mujeres, que se beneficiarán doblemente del proyecto: dispondrán de arroz barato, nutritivo y de mejor calidad y, por otro lado, aumentarán sus ingresos.

Sina es otra de las mujeres que participan en las actividades. Ella tiene muy clara la importancia de promover los cultivos locales, que dejan beneficios directos en su entorno. Asegura: “Soy una fiera defensora del arroz local, para que sea más competitivo que el importado de Vietnam. Hace diez años nadie compraba el arroz local, porque no teníamos medios para prepararlo bien. Hoy estamos orgullosas de nuestro arroz, y lo promocionamos en ferias, en eventos de cocina y en ceremonias.”

Parte de esta mejora de la calidad se debe a las semillas que ahora usan para el cultivo: son de buena calidad, por lo que se necesitan menos fertilizantes y tiempos de regado más cortos. El resultado: alimentos más sanos, ecológicos y respetuosos con el medio ambiente.

África Subsahariana es una de las zonas donde Alianza por la Solidaridad trabaja con la población local garantizando a miles de personas el acceso a la alimentación, a través de intervenciones a largo plazo que mejoran la gestión de los recursos naturales y el acceso de las mujeres a sus derechos. Las actividades en las que participan Alissa, Sina y Fatim forman parte de una de estas intervenciones a largo plazo.

En resumen, Sina, Alissa y Fatim, al igual que las restantes mujeres cultivadoras y transformadoras de arroz, están pudiendo alimentar a sus familias, consiguiendo ingresos con la venta de una parte de la producción, y dando de comer a su ganado. Todo esto influye muy positivamente en su forma de vida y la de sus familias, como afirma Fatim: “Cuando vendo bien el arroz, puedo pagar la comida, la ropa y la escolarización de mis hijos.”

Pero además de mejorar sus situaciones personales y familiares, el logro principal es que, a través del apoyo y la confianza en sus capacidades, las mujeres participantes siguen trabajando día a día por mejorar el papel de las mujeres en su sociedad.

Puedes apoyar a estas mujeres enviando un SMS solidario con la palabra SEMILLA al 28014. Realizarás una donación íntegra de 1,20€ para apoyar el proyecto (servicio de SMS solidario operado por Altiria TIC, www.altiria.com, y la Asociación Española de Fundraising, www.aefundraising.org, nº. atn. clte. 902 00 28 98, , apdo. correos 36059 – 28080 Madrid; válido para Movistar, Vodafone y Orange)

 


Laisser un commentaire

Les plus vues de la semaine

Action humanitaire

Nuestras líneas de trabajo Asistencia a refugiadas sirias en Jordania El 86% d...

En faveur de la dépénalisation de l’avortement

Alliance pour la solidarité travaille en faveur des droits et de droits sexuels r...

Droits de femmes

Nuestras líneas de trabajo Los derechos humanos empiezan desde nuestros cuerpos...

Acciones que mejoran las vidas de muchas mujeres, de sus familias... y que aumentan su participación y reconocimiento social.


Últimas noticias

La situation dans le nord du Mozambique se détériore...

Maricel Sandoval Solarte a 29 ans et a 15 lutte pour les droits de son peuple sur la Colombie Cauca. Depuis, il conçu...

 Más noticias
L’Alliance de solidarité utilise des cookies tierces afin de personnaliser le contenu, améliorer l’expérience utilisateur, offrent des fonctions de médias sociaux et analyser le trafic et propres. En outre, nous partageons des informations sur l’utilisation de ce site Web avec les partenaires d’analytique web, publicité et médias sociaux. De poursuivre votre recherche vous devez accepter notre Politique de cookies
Je n’accepte pas    J’accepte
Empresas rentables pero responsables con los recursos
Aliadas
Únete, haz voluntariado
Visita nuestra Tienda Solidaria