Mujeres de Nicaragua rompen las brechas de género en la gestión del agua

El disfrute de los derechos humanos al agua y al saneamiento se hace más difícil en las zonas rurales. De ahí que el Fondo de Cooperación para Agua y Saneamiento de la Cooperación Española considere prioritarias estas áreas. En la región del Golfo de Fonseca y en Chinandega (Norte de Nicaragua) han concluido dos programas que han conseguido mejorar el acceso a agua a más de 30.000 personas.

Uno de ellos, en Chinandega, se ha desarrollado con el apoyo de Alianza por la Solidaridad y de 6 de los municipios del Norte. Ha priorizado el componente social y comunitario, la coordinación institucional, la protección ambiental y las obras de infraestructura. En total, se han construido o rehabilitado 21 sistemas de agua y 2.227 letrinas y se han legalizado 34 comités comunitarios que gestionarán este recurso.

Se trata de un proyecto que destaca por su componente de género, que ha conseguido romper las brechas históricas que existen en la gestión del agua. Actualmente, muchas de las juntas cuentan con mujeres en sus directivas o que están trabajando no sólo como tesoreras, sino como fontaneras, puestos habitualmente copados por hombres. «Dudaban que iba a funcionar porque decían que este trabajo era de hombres. Pero no sólo los hombres pueden hacerlo», explica Francisca Sánchez, tesorera de uno de los Comités de Agua y Potable creados.

Fuente: AECID
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Queremos transformar el mundo

Recibe historias inspiradoras de personas
decididas a cambiar las reglas del juego.

CONTACTO  915 986 290