Alerta ante la situación de millones de trabajadores informales sin trabajo por el COVID-19

Con motivo del Día Mundial del Trabajo, Alianza por la Solidaridad-Action Aid alerta de la situación de cientos de millones de trabajadoras que están quedándose sin posibilidad de generar ingresos fundamentales para la supervivencia de sus familias en todo el mundo, con un riesgo mayor en países en desarrollo donde no hay ningún tipo de soporte social.

Datos de la Organización Mundial del Trabajo (OIT) señalan que casi 1.600 millones de personas tienen en el mundo un trabajo informal, lo que no les permite tener paro, ni sanidad ni otro tipo de protección socio-laboral. De ellos, casi la mitad son mujeres, que trabajan tanto en el empleo doméstico y de cuidados como en la venta informal los mercados, pero también en empresas que no las tienen dadas de alta como trabajadoras formales.

En sus estadísticas, se muestra una caída para los trabajadores informales en África y América, que supera el 81% respecto a lo que suponían antes de la crisis, por encima del impacto en Europa, a pesar de que el coronavirus ha afectado, de momento, mucho más a este último continente, a excepción de Estados Unidos.

Durante las últimas semanas, en las que se ha obligado a un confinamiento a más de la mitad de la población mundial, los pocos ahorros familiares que tenían las familias africanas o de Latinoamérica se han agotado, sin que tengan ninguna posibilidad de recurrir a ayudas públicas o a un crédito que les permita superar la falta de actividad. Esta misma semana, el presidente de Guatemala ha pospuesto un decreto que garantizaba servicios esenciales a familias afectadas por la actual crisis. En general, se estima que unos dos tercios de las personas que trabajan en el mundo están empleadas en estos trabajos no oficiales.

Iniciativas inclusivas para evitar una crisis aún mayor

Desde Alianza por la Solidaridad-Action Aid, este 1 de Mayo, se reclama una acción global y coordinada que permita proteger estos empleos, especialmente cuando de trata de las mujeres, tanto a través de apoyos económicos a nivel nacional como a los proyectos locales de desarrollo. Es imperativo dotar de recursos tanto a iniciativas que ya estaban en marcha como otras nuevas que tienen que ponerse en marcha lo antes posible para evitar que cientos de millones de familias, afectadas por la pérdida de empleo, pasen de la crisis del coronavirus a una crisis humanitaria de impredecibles consecuencias.

Para la organización, que trabaja en varios países de África y América Latina, las ‘recetas’ para los países desarrollados que se están barajando, como puede ser una mayor apuesta en el mundo laboral por la tecnología y una vuelta al proteccionismo nacional, están fuera de la realidad de gran parte de la población mundial, donde se vive el día a día sin acceso siquiera a electricidad.

En este sentido, se recuerda la necesidad de condonar totalmente la deuda externa de estos países, para que los gobiernos dispongan de medios con los que hacer frente a las consecuencia que tendrá en sus sociedades y economías la pandemia, así como incrementar la ayuda al desarrollo, especialmente aquella destinada a las comunidades donde el impacto ha sido mayor.

Sin salir de España, Alianza por la Solidaridad-Action Aid recuerda, asimismo, la situación de colectivos de migrantes en situación irregular o en regularizados pero con trabajos informales, como las empleadas del hogar, para quienes se exige acceso a la futura renta mínima.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Queremos transformar el mundo

Recibe historias inspiradoras de personas
decididas a cambiar las reglas del juego.

CONTACTO  822240336