Recibe nuestras novedades

18D: ¡Nada que celebrar, mucho que reivindicar!

Miércoles, 18 diciembre 2019

1

El 18 de diciembre de 1990 la Asamblea General de Naciones Unidas adoptaba la “Convención internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares” y, 10 años después, en el 2000, a través de la Resolución 55/93 y “teniendo en cuenta el número elevado y cada vez mayor de migrantes que existe en el mundo, y alentada por el creciente interés de la comunidad internacional en proteger efectiva y plenamente los derechos humanos de todos los migrantes, y destacando la necesidad de seguir tratando de asegurar el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales de todos los migrantes”, la misma Asamblea proclamaba el 18 de diciembre como el Día Internacional del Migrante.

En 2019 nos preguntamos 1) ¿Dónde quedan las mujeres? (ese Día Internacional de LA migrante) y 2) ¿Dónde está la protección de los derechos humanos y libertades fundamentales de las personas en movimiento – elemento inspiratorio de la presente conmemoración – a nivel global, europeo o estatal?

A nivel de Naciones Unidas, la Convención sobre los trabajadores migratorios, que está a punto de cumplir 30 años, y que es parte del núcleo básico del derecho internacional de los derechos humanos, sigue sin ser ratificada por ningún país del Norte Global. A nuestro entender, dicha falta de interés por parte de los estados tiene que ver, entre otros, con el miedo a perder el control sobre las fronteras y la soberanía nacional de sus territorios y con el hecho de que la regulación de derechos laborales supone una limitación en la obtención de beneficios en un sistema capitalista basado en la explotación, fundamentalmente, del Sur por el Norte Global.

Por otro lado, hace un años se firmaba en Marrakech el Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular que, según las propias NNUU, se trata del primer acuerdo global “sobre un enfoque común sobre la migración internacional en todas sus dimensiones”. A pesar de que los derechos humanos integran los principios rectores del Pacto y se establece que “el respeto, la protección y el cumplimiento efectivos de los derechos humanos de todos los migrantes, independientemente de su estatus migratorio, durante todas las etapas del ciclo de la migración”, el carácter no vinculante del acuerdo y el hecho de que depende de la voluntad política de los estados, genera dudas sobre el impacto real del Pacto mismo sobre los derechos humanos y la protección de las personas en movimiento.

IMG_7928

En segundo lugar, a nivel europeo, la nueva presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, en su discurso de elección en julio 2019 planteó la necesidad de un nuevo Pacto sobre migración y asilo que deberá incluir, entre otros, una reforma de la regulación de Dublín, que el anterior ejecutivo de la Comisión fue incapaz de cerrar.

La anterior Comisión también dejó pendientes otras cuestiones relevantes de cara al abordaje de los derechos humanos de las personas en movimiento: el Sistema Europeo Común de Asilo, la criminalización de la solidaridad y del SAR (Search And Rescue)  en el Mediterráneo, los acuerdos con terceros países, en muchos casos, de dudoso carácter “seguro”, para la readmisión y retorno de migrantes, el proceso de revisión de las vías regulares de entrada a Europa, la situación en las islas griegas o los acuerdos de países miembros con la “guardia costera” libia.

Asimismo, la presidenta ha dividido el “dossier” migratorio entre dos Comisarios: la socialista Ylva Johansson, Comisaria de Asuntos Internos y el popular Margaritis Schinas, responsable del polémico “Promoción de nuestro modo de vida europeo”. Nos parece altamente preocupante que en ninguna de las cartas de misión que la presidenta Von der Leyen les envió a estos comisarios aparecían referencias a los derechos humanos ni a la protección de las personas migrantes, desplazadas o solicitantes de asilo.

La situación en España

En el caso de España, el día 18 de diciembre nos encontrará sin gobierno y con una Ley de Extranjería que dificulta la vida de las personas migrantes ya que parte de un enfoque securitario y de control. El objetivo, que responde a un racismo estructural e institucional, es el de regular y controlar sus vidas limitando así los derechos y libertades de las personas migrantes, para ello se vale de una serie de dispositivos como: control en la Frontera Sur, las redadas por perfil étnico-racial, los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) donde se priva de libertad hasta 60 días a las personas que se encuentren en situación administrativa irregular, en 2018 estuvieron internadas 7.855 personas, las expulsiones (en 2018 se expulsaron a 11.384 personas un 22% más que el año anterior), entre otros.

Este racismo y violencia también lo vemos en cómo unos trabajadores tienen derechos y otros no, es el caso de nuestras compañeras que trabajan en el servicio doméstico y de los cuidados, España no ha ratificado el Convenio 189 de la OIT que supondría la equiparación de derechos al resto de trabajadores y trabajadoras, como el tener por ejemplo derecho al paro. En España más de 600 mil personas trabajan en este sector en España, convirtiéndose en el país con más trabajadoras domésticas en Europa, es un sector feminizado en el que ejercen su labor de manera precaria y de explotación además de estar expuestas a distintas violencias: estructural, económica, psicológica y sexual. Esto se agrava aún más en el caso de las mujeres migrantes que trabajan en “régimen de interna”, muchas se encuentran en situación administrativa irregular, bajo control y abuso de poder por parte de sus empleadores como el chantaje de regularizar su situación.

3

El 18 de diciembre nos encontrará con una Ley Mordaza todavía en vigor que permite las “devoluciones en caliente” o expulsiones colectivas, contrariamente al derecho internacional de los derechos humanos, a la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea y al Convenio Europeo de los Derechos Humanos. Con una creciente xenofobia y racismo, que criminaliza la infancia en movimiento, cosificándola bajo el concepto de “MENA”, sin atender a la obligación que la Convención internacional sobre los Derechos del Niño (…nos faltan las niñas)  nos impone a las instituciones, y a la ciudadanía, de proteger el interés superior de la infancia.

En 2019 tampoco habremos terminado con las muertes de personas en los Centros de Internamiento de Extranjeros. Ni con las identificaciones por perfil étnico. Ni habremos sido capaces de asegurar los derechos laborales de las empleadas del hogar, cuyo número en España, cerca de 700.000, es superior al resto de Europa y que en su mayoría son de origen migrante. Y que viven sujetas a múltiples condiciones de explotación.

El 18 de diciembre hay mucho que revindicar

El racismo estructural está presente día a día en determinadas vidas y cuerpos, manifestando qué vidas valen y qué vidas no, en los colegios, en los caminos de los niños y niñas migrantes no acompañados, en las familias separadas por las barreras burocráticas que impiden la reunificación familiar, en la criminalización de las personas que se dedican a la manta para sobrevivir y así un largo etcétera.

El 18 de Diciembre, un día que deberíamos poder disfrutar desde la perspectiva de los derechos humanos y del movimiento, desde el canto a la movilidad que es una característica histórica y prehistórica, inherente a los seres humanos, no tenemos nada que celebrar. Y sí, mucho que revindicar.

Desde Alianza reivindicamos que este día nos queda mucho por lo que luchar, teniendo claro que esta lucha tiene que estar liderada por las personas migrantes que sufren este racismo y donde el resto de la sociedad civil tenemos que acompañar el proceso que estas comunidades están liderando: un antirracismo político.

A las puertas de la Navidad, la época del año supuestamente especial para compartir, gozar y cuidar las unas de los otras, no cerremos los ojos y estemos atentas, porque todas y todos podemos aportar nuestro grano de arena para defender los derechos de todas las personas, en todos los momentos.

https://www.youtube.com/watch?v=ARAGRGdBBT8&feature=youtu.be


Deja un comentario

Lo más visto de la semana

Acción humanitaria

Nuestras líneas de trabajo Asistencia a refugiadas sirias en Jordania El 86% d...

Derechos de las mujeres

Nuestras líneas de trabajo Los derechos humanos empiezan desde nuestros cuerpos...

Ciudadanía global y movilidad

Nuestras líneas de trabajo La reivindicación de los derechos humanos para todas...

Últimas noticias

La situación en el norte Mozambique se deteriora...

Maricel Sandoval Solarte tiene 29 años y lleva 15 peleando por los derechos de su gente en el Cauca colombiano. Desde la ado...

 Más noticias
Alianza por la Solidaridad usa cookies propias y de terceros con la finalidad de personalizar el contenido, mejorar la experiencia de usuario, ofrecer funciones de medios sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Para continuar navegando debes aceptar nuestra Política de cookies
No acepto    Acepto
Empresas rentables pero responsables con los recursos
Aliadas
Únete, haz voluntariado
Visita nuestra Tienda Solidaria