aborto estados unidos

El cuidado reproductivo es un derecho humano vital: en solidaridad con las mujeres, niñas y cualquier persona con capacidad gestante en Estados Unidos

La Corte Suprema de Estados Unidos revocó el derecho constitucional al aborto el pasado 24 de junio. Este retroceso hacia una política restrictiva del aborto sitúa a Estados Unidos junto con Polonia, El Salvador y Nicaragua como los únicos países en hacerlo en décadas.

Desde Alianza por la Solidaridad-ActionAid, estamos profundamente preocupadas. Tanto por el drástico impacto que esta decisión puede tener en mujeres, niñas y personas con capacidad gestante en Estados Unidos, como por el peligroso precedente que sienta para que otros países reviertan derechos ya alcanzados.

¿Por qué apoyamos el acceso al aborto a nivel mundial?

Defendemos el derecho de mujeres, niñas y personas con capacidad gestante en todo el mundo a exigir todos sus derechos sexuales y reproductivos (DSDR). Nos oponemos a las prácticas que les niegan el control sobre sus propios cuerpos.

Los DSDR incluyen el derecho a tomar decisiones informadas sobre tener hijos o cuándo hacerlo. También incluyen:

  • el derecho a acceder a servicios de planificación familiar asequibles e informados
  • el derecho a información, prevención y tratamiento de enfermedades de transmisión sexual (ETS), incluido el VIH y el SIDA
  • información y educación sobre salud sexual

Las mujeres, las niñas y todas aquellas que pueden quedarse embarazadas deben tener control sobre sus propios cuerpos. Esto es fundamental para lograr la igualdad de género. Y es que negar o limitar los derechos sexuales y reproductivos de las personas tiene consecuencias devastadoras.

En todo el mundo, muchos países restringen el acceso al aborto seguro, legal y asequible, lo que pone en riesgo la vida de miles de personas. Sin embargo, restringir o prohibir el aborto no evita que se practique. Estudios recientes estiman que entre el 8 y el 18% de las muertes maternas en todo el mundo se deben a abortos inseguros en países donde está prohibido.

La mayoría de estas muertes ocurren en el Sur Global, con el número más alto en África. Permitir que las personas accedan a información sobre DSDR, incluidos métodos de anticoncepción y aborto seguro, evitaría embarazos no planificados, ETS y salvaría la vida de algunas de las mujeres y niñas más empobrecidas y marginadas.

¿Por qué nos oponemos a la anulación de Roe vs Wade?

Consideramos que el acceso al aborto seguro es una cuestión de derechos humanos. No en vano, la ley de derechos humanos indica claramente que las decisiones con respecto a tu cuerpo son tuyas, lo que se conoce como autonomía corporal. Por lo tanto, obligar a alguien a tener un embarazo no deseado o a buscar un aborto inseguro es una violación de sus derechos humanos, incluidos los derechos a la privacidad y la autonomía corporal. Así pues, como organización de derechos humanos que somos, nos solidarizamos con las mujeres, niñas y personas con capacidad gestante de Estados Unidos.

Asimismo, estamos profundamente preocupadas por la repercusión que la decisión de Estados Unidos podría tener a nivel mundial. Desde 1990, aproximadamente 60 países han ampliado sus políticas o leyes relacionadas con el acceso al aborto. Solo en los últimos años, muchos países han logrado grandes avances en la despenalización del aborto, como Corea del Sur, Argentina, México, Colombia, Benín, República Democrática del Congo e Irlanda.

No obstante, tememos que la decisión de Estados Unidos pueda impulsar los movimientos contra el aborto, limitar las campañas por el acceso al aborto y perturbar las políticas relacionadas con los derechos de las mujeres. Esto podría sentar un precedente para los países que han logrado grandes avances en el acceso al aborto para reevaluar su posición y retroceder en el progreso conseguido.

En definitiva, creemos que eliminar el acceso al aborto tiene implicaciones que van más allá de la salud. También puede afectar a los derechos y oportunidades de las niñas, mujeres jóvenes y personas que pueden quedarse embarazadas.

Nuestra posición está en línea con gran cantidad de organizaciones y comités de derechos humanos. Incluido el Comité de los Derechos del Niño de la ONU. Este ha instado a los Estados a

“despenalizar el aborto para garantizar que las niñas tengan acceso a un aborto seguro y a servicios posaborto, revisar la legislación para garantizar el interés superior de las adolescentes embarazadas y asegurar que sus opiniones sean siempre escuchadas y respetadas en las decisiones relacionadas con el aborto”.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.