Alianza por la Solidaridad denuncia el aumento de la violencia contra las mujeres

Como cada año, Alianza por la Solidaridad se une a la conmemoración del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, un marco que permite recordar que ningún tipo de violencia contra las mujeres y niñas es permisible. Trabajamos desde hace 30 años en la defensa y avance de los derechos de las mujeres mediante la promoción de cambios legislativos y políticos que reduzcan las desigualdades y fortaleciendo el cambio social a través del empoderamiento de las mujeres.

El derecho de las mujeres y las niñas a una vida libre de violencias se está vulnerando. Hasta el 70% de mujeres en el mundo ha sufrido algún tipo de violencia a lo largo de su vida, una de cada cinco ha sido víctima de violación o intento de violación y unas 60.000 mujeres y niñas son asesinadas por su condición de serlo. Sólo en España se registraron 586 casos de feminicidio entre 2010 y 2015, según el informe «Feminicidios y otros asesinatos de mujeres», sucediendo la mayoría de ellos en el entorno íntimo de pareja o familiar de las víctimas. La violencia contra las mujeres es un tema de derechos humanos posicionada como un asunto de salud pública y como pandemia global. La violencia contra las mujeres se manifiesta de múltiples formas: física, sexual, política, económica e institucional.

La violencia sexual aumenta de forma alarmante en Latinoamérica

En Latinoamérica las víctimas de este delito son cada vez más jóvenes. Bolivia es el segundo país de Latinoamérica con los más altos índices de violencia sexual, donde siete de cada diez mujeres y niñas la han sufrido y donde unas 600 mueren cada año por someterse a abortos clandestinos, lo que constituye otra forma de violencia. En Colombia la violencia sexual ha sido un arma habitual de guerra, y el cuerpo de las mujeres, campo de batalla del conflicto armado. Han perdido sus medios de vida por los desplazamientos forzosos y sus voces y demandas están siendo cuestionados en los acuerdos de paz.

Alianza por la Solidaridad, en colaboración con organizaciones locales, trabaja en la región promoviendo la aprobación y cumplimiento de marcos legales en materia de violencia de género y derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, fortaleciendo el liderazgo de grupos de mujeres y su capacidad de incidencia, sensibilizando a la ciudadanía y dando apoyo psicosocial a víctimas.

Violencia silenciada contra las mujeres en Oriente Medio

En Jordania, receptor de un alto número de personas sirias refugiadas, se han producido en lo que va de año 26 asesinatos de «honor», y el porcentaje anual de matrimonios precoces es del 13% en población jordana, y del 40% en población siria. En Palestina el 39,6% de las gazatíes  ha sufrido diversas formas de violencia en sus familias, y una de cada cinco ha sido víctima de agresiones sexuales. Los determinantes culturales se sitúan en la base de una aceptación social de la violencia contra las mujeres que revierte en sus marcos legales, que son indulgentes con los asesinatos «de honor», matrimonios precoces o las violaciones en entornos íntimos.

El 60% de las mujeres que mueren durante el embarazo o el parto lo hacen en zonas de conflicto, mientras que solo el 43% en estas situaciones tiene acceso a servicios de salud.

El trabajo de Alianza en estos países se centra en garantizar el acceso de las mujeres a servicios de atención en salud sexual y reproductiva y violencia, fortalecer a las organizaciones de mujeres para incidir en los marcos legales para que promuevan cambios a favor de los derechos de las mujeres,  y la promoción del emprendimiento femenino para que las mujeres logren independencia económica.

Un problema global de importancia para España

Nuestro trabajo en España se centra en sensibilizar a la sociedad sobre la importancia de valorar la violencia de género y los derechos de las mujeres y niñas como problemas globales que nos incumben a todos y todas. Creemos que cada persona puede contribuir desde sus espacios de vida y cotidianeidad a combatir y eliminar el machismo que está en la base de toda discriminación y violencia contra las mujeres.

El pleno ejercicio de derechos por parte de las mujeres es una cuestión de democracia y de justicia, y el desarrollo individual y de la sociedad en su conjunto sólo son posibles si existe igualdad entre mujeres y hombres.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Queremos transformar el mundo

Recibe historias inspiradoras de personas
decididas a cambiar las reglas del juego.

CONTACTO  

681 393 971