Crisis climática impacto en Guatemala

Camino a COP26: Basta de retórica frente a la crisis climática

Frente a la crisis climática, los gobiernos no pueden seguir ignorando el alto coste de la crisis climática en los países en desarrollo mientras se sigue contaminando. Son necesarias compensaciones compensaciones reales para el sur global por los impactos del cambio climático.

En el marco de la Cumbre sobre Clima y Desarrollo que ha comenzado hoy, denunciamos que tras casi una década de negociaciones climáticas en el seno de Naciones Unidas, no se ha logrado implementar un acuerdo sobre la financiación para compensar a los países vulnerables que ya están siendo afectados por las pérdidas y los daños causados ​​por el cambio climático.

Este encuentro global reúne a ministros de Medioambiente y Desarrollo de casi 40 países. Su objetivo es identificar los próximos pasos en temas prioritarios para las comunidades más vulnerables al cambio climático antes de la COP26, como son: el acceso a la financiación climática, la cantidad y calidad de esa financiación, la respuesta frente a los impactos y la fiscalidad y sostenibilidad de la deuda.

Financiación climática para los más vulnerables

 La COP26 es una oportunidad para corregir lo que no funciona. Los países menos responsables del cambio climático están en la primera línea de la crisis, y las mujeres y los jóvenes son los más afectados por sus impactos. La financiación para ayudarlos a recuperarse y reconstruirse debería provenir de una imposición progresiva sobre las industrias contaminantes, además de poner fin a los dañinos subsidios a los combustibles fósiles” ha declarado Harjeet Singh, responsable de Cambio Climático de ActionAid Internacional.

La cancelación urgente de la deuda permitiría que los países desarrollasen su capacidad de resiliencia frente al calentamiento global y se recuperasen mejor de las crisis económica y de salud, agravadas por la Covid-19. Recordamos el caso de Guatemala y Honduras, que en 2020 sufrieron dos huracanes seguidos (Eta e Iota), causando una destrucción que ya ha generado una migración importante. Mientras que Mozambique, tras el impacto de dos ciclones en 2019, tuvo que pedir prestado al FMI para gestionar la respuesta inmediata al desastre. En estos momentos, el gobierno no tiene fondos para ayudar a las comunidades afectadas a reconstruir sus vidas.

A medida que las empresas de combustibles fósiles se apresuraban a explotar la riqueza del gas de Mozambique, la desigualdad resultante entre el sufrimiento local y las ganancias de la industria extractiva han contribuido a desencadenar un grave conflicto con mortales consecuencias»  ha recordado Singh.

«Esto sirve como un claro recordatorio de que la falta de acción global sobre el financiamiento climático está costando vidas».

Las cero emisiones, aún muy lejos

Paralelamente a este encuentro virtual, los ministros de Energía de otros 40 países y líderes empresariales y climáticos mundiales se reúnen en la Net Zero Summit, en un encuentro organizado por la Agencia Internacional de la Energía, para debatir sobre cómo convertir las metas de cero emisiones para 2050 en realidad.

En este sentido, pedimos a los gobiernos que pongan sobre la mesa objetivos reales que reduzcan radicalmente las emisiones contaminantes y eliminen rápidamente la dependencia de los combustibles fósiles.

Teresa Anderson, coordinadora de políticas climáticas de ActionAid Internacional señala al respecto que “las promesas de un objetivo de cero emisiones netas están creando una falsa sensación de progreso en la batalla contra la crisis climática. La mayoría de los compromisos fijados dependen en gran medida de la compensación del carbono emitido, de tecnologías no probadas y de plantaciones de árboles tan vastas que no hay suficiente espacio en la Tierra para plantarlos”.

Basta de retórica frente a la crisis climática

Igualmente, apunta, “las proyecciones de la Agencia Internacional de la Energía de una ampliación masiva de la tecnología de captura y almacenamiento de carbono son pura fantasía. Sin una verdadera hoja de ruta, estos planes terminan respaldando a la industria de los combustibles fósiles”.

Este tipo de planes son peligrosos y poco realistas; mientras los datos indican que, pese al parón debido a la Covid19, las emisiones no se están frenando a nivel global. El término ‘cero emisiones netas’ está siendo utilizado por la industria y los gobiernos como una cortina de humo para seguir contaminando. “Se compensan las emisiones realizadas, mientras se generan beneficios a costa de los más vulnerables”, cuando en realidad se trata de reducir los gases contaminantes que se emiten, no de compensarlos, si se quiere contribuir a lograr los objetivos climáticos globales.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Queremos transformar el mundo

Recibe historias inspiradoras de personas
decididas a cambiar las reglas del juego.

CONTACTO  

915 98 62 90