Carol no quiere moverse de su casa

Miércoles, 4 mayo 2016
María Salvador

El personal de Alianza por la Solidaridad desplazado a la zona afectada por el terremoto que afectó la costa de Ecuador el pasado 16 de abril sigue realizando el trabajo en evaluación de infraestructuras, entregando "kits de dignidad" a mujeres y recogiendo residuos hospitalarios para prevenir la transmisión de enfermedades. Mientras se llevan a cabo estas labores, las historias de miles de personas, como la de Carol, inundan una región que trabaja duro por reconstruir sus hogares y sus vidas.

DSC03128

Canoa es una de las zonas que más ha sido afectada por el terremoto en Ecuador. Es una localidad situada al oeste del país de tradición pesquera y muy centrada en el turismo, aunque ahora, con el terremoto, muchas personas han perdido sus pequeños negocios y muchas casas han sufrido daños. El centro está rodeado de escombros y campamentos improvisados que están situados cerca de lo que antes eran las casas ya que muchas personas no quieren abandonar lo que antes era su hogar, su barrio o su pequeño negocio e irse a los albergues que se están montando, aunque en los albergues tengan sus necesidades básicas cubiertas y acceso a ciertos servicios mínimos como agua o alimentación, aunque todavía hay mucho por hacer.

Hablando con Carol, una mujer de unos 30 años con 4 hijos y una suegra a su cuidado, nos cuenta que no quiere moverse de su casa a pesar de que ya se le han caído dos paredes y una no sabe lo que durará. En ella tiene algunos pollitos que cría para su consumo y cerca vive su suegra que necesita de su ayuda y que ha dicho que a su edad no quiere moverse de su casa e irse a un albergue. Ella repite una y otra vez: “Doña Marina no quiere venirse a vivir acá, no la puedo dejar sola”.

Historias como las de Carol nos las encontramos en las diferentes zonas afectadas de Ecuador: Bahía, Jama, San Vicente o Pedernales, donde existen muchos asentamientos informales que se han creado alrededor de los escombros y en zonas donde no se sabe si lo que queda de las casas se podrá mantener o derruir para construir de nuevo a partir de unos mejores cimientos. A pesar de que no son zonas seguras y no cuentan con servicios básicos, son zonas donde se encuentra mucha población afectada con ganas de reconstruir no solo sus casas, sino de nuevo su vida y cotidianidad. Por ello, la implicación de la población afectada en la reconstrucción es fundamental, partiendo no solo de las necesidades sino conociendo las capacidades de los diferentes grupos; mujeres, hombres, niñas y niños, personas con discapacidad y personas mayores.

Colabora con nuestro trabajo en Ecuador


Deja un comentario

Lo más visto de la semana

Perú debate la despenalización del aborto en caso de violación

Actualmente, en el país, el aborto es legal solo en los casos en los que la vida...

La empresa ACS, de Florentino Pérez, responsable de la destrucción de un río en Guatemala

La construcción por parte de ACS, empresa de Florentino Pérez, de un complejo hi...

Últimas noticias

“Soy indígena aymara y estoy amenazado de muerte por mi activismo marica”...

América Latina a la cabeza de la persecución contra las defensoras y defensores de Derechos Humanos y Ambientales Alianza p...

 Más noticias
Empresas rentables pero responsables con los recursos
Aliadas
Únete, haz voluntariado
Visita nuestra Tienda Solidaria
Alianza por la Solidaridad usa cookies propias y de terceros con la finalidad de personalizar el contenido, mejorar la experiencia de usuario, ofrecer funciones de medios sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Para continuar navegando debes aceptar nuestra Política de cookies
No acepto    Acepto