Carta abierta a Naciones Unidas para el reconocimiento oficial del 28 de septiembre como Día Internacional por el Aborto Seguro

El día 28 de septiembre de 1990, el movimiento por la salud de las mujeres declaró el Día Internacional de Acción por la Despenalización del Aborto y, desde entonces, este día se celebra cada año. En 2012, se celebró en 53 países: 10 países de África, 8 países de Asia-Pacífico, 14 países de Europa, 15 países de Latinoamérica y el Caribe, 2 países de Oriente Medio y 2 países de Norteamérica. En 2013, 2014 y 2015 aumentó el número de países en África y Asia que realizaron actividades en torno a este día y nueve ONG regionales e internacionales también participaron. Este año se espera que la participación sea la más grande que ha habido hasta el momento.

La demanda por el acceso al aborto seguro está en la misma línea que numerosos compromisos intergubernamentales internacionales, los cuales comenzaron a adoptarse con el Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo de El Cairo (CIPD) en 1994 y la Plataforma de Acción de la Conferencia Internacional sobre la Mujer en Beijing en 1995; y que han continuado con acuerdos regionales como la Convención de Belém do Pará en 1996 y el Protocolo de Maputo en 2005. Todos ellos reconocen que el aborto inseguro es un grave problema de salud pública y que se debe garantizar el acceso al aborto seguro.

En los últimos 10 años, un número cada vez mayor de organismos de derechos humanos de la ONU –incluido el Comité CEDAW, el Comité contra la Tortura, el Comité de los Derechos del Niño, el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, el Comité de Derechos Civiles y Políticos, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, el Grupo de Trabajo de Naciones Unidas sobre la cuestión de la discriminación contra la mujer en la legislación y en la práctica y la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos (CADHP)– han hecho un llamamiento para que se garantice el acceso al aborto seguro, a través de una lista creciente de causales legales. En enero de 2016, la CADHP solicitó la despenalización del aborto a lo largo de todo África y en abril de 2016, el Grupo de Trabajo de Naciones Unidas también llamó a los Estados a que “deje de utilizarse el derecho penal para castigar a las mujeres que han puesto fin a un embarazo”.

La tasa anual de abortos en todo el mundo ha aumentado de 50,4 millones (1990-94) a 56,3 millones (2010-14) a causa del crecimiento de la población. El aborto es uno de los procedimientos médicos más seguros. Sin embargo, la mitad de todos los que se practican en el mundo son inseguros, lo que implica la necesidad de una urgente acción concertada.

Aún hoy, las mujeres están sufriendo y muriendo a causa de complicaciones derivadas de abortos inseguros. A nivel global, las muertes por abortos inseguros se estimaron en 43.684 en 2013, lo que supone un 14,9 % de todas las muertes maternas. Desde la CIPD de 1994, casi un millón de mujeres han muerto por esta causa. Estas muertes fueron totalmente innecesarias y evitables.

La atención postaborto derivada de complicaciones por abortos inseguros se puso a disposición de 6,9 millones de mujeres viviendo en regiones en desarrollo en 2012, lo que costó a los sistemas de salud un estimado de 232 millones de dólares. No obstante, se ha hecho patente desde 1994 que esta atención postaborto que se ofrece en contextos donde el aborto continúa siendo ilegal no es la respuesta.

Los asuntos de derechos humanos son también acuciantes: Mujeres y proveedores/as de servicios de aborto están siendo perseguidos/as penalmente en países como Argentina, Brasil, Ecuador, El Salvador, Bolivia, Chile, Colombia, Dubái, Kenia, Malawi, Malasia, México, Marruecos, Nicaragua, Nigeria, Nepal, Perú, Ruanda, Senegal, España, Tanzania, Tailandia, Uganda, Emiratos Árabes Unidos, Reino Unido y Estados Unidos. De hecho, al menos una de cada tres mujeres en el mundo tiene un aborto a lo largo de su vida. No somos delincuentes. Ninguna de nosotras debería ser perseguida y condenada por algo que constituye un asunto de la mujer por el hecho mismo de serlo.

Por todo ello, solicitamos a las agencias de las Naciones Unidas, cuyo trabajo se relaciona con la salud y los derechos de las mujeres en muchos sentidos, que suscriban un pronunciamiento simple pero altamente simbólico en apoyo al aborto seguro, mostrando su respaldo para que el Día Internacional por el Aborto Seguro, 28 de septiembre, sea un día oficial de las Naciones Unidas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Queremos transformar el mundo

Recibe historias inspiradoras de personas
decididas a cambiar las reglas del juego.

CONTACTO  915 986 290