¡Corresponsabilidad en el trabajo doméstico ya!

Este trabajo, que realizamos mayoritariamente las mujeres, es invisible para algunos, insignificante y sin valor para otros/as y, en ocasiones, estrategia de muchos para disminuir y descalificar a quien lo realiza, es, sin embargo, el más importante.

Es a través de la doble jornada laboral de incontables mujeres que se despliega de manera silenciosa la labor más significativa de este planeta: el cuidado de la vida.

Es sobre el trabajo doméstico y de cuidado que realizan las mujeres que el sistema socioeconómico vigente, se sostiene. La naturalización del trabajo doméstico y de cuidado obliga a constituirse a las mujeres en seres al servicio de los demás; trabajo que no percibe remuneración salarial, que no goza de reconocimiento social, que no responde a horarios establecidos, que exige condiciones y facetas multidimensionales en su despliegue y que se verifica todos los días.

Si verdaderamente creemos y apostamos por un proyecto político orientado al logro de condiciones de igualdad y equidad entre hombres y mujeres es imprescindible empezar democratizando el trabajo doméstico en el interior de nuestros hogares, para que todos/as quienes vivimos dentro de estos espacios vitales compartamos y nos hagamos corresponsables del propio cuidado y del cuidado de nuestra familia y que éste pueda ser ampliado hacia los demás, en el ejercicio cotidiano del reconocimiento social del/a otro/a.

De igual forma es responsabilidad del Estado garantizar la creación, cobertura y sostenibilidad de centros y servicios orientados al cuidado corresponsable de la vida en salud, educación de niños/as adolescentes, personas de la tercera edad y personas con discapacidad. Ya no es suficiente vivir bajo el amparo de “paradigmas”, ni que el artículo 338 de la Constitución Política del Estado de Bolivia reconozca el valor económico del trabajo del hogar como fuente de riqueza, es necesario e imprescindible, que el Estado asuma la corresponsabilidad del cuidado de la vida “para vivir bien”.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Queremos transformar el mundo

Recibe historias inspiradoras de personas
decididas a cambiar las reglas del juego.

CONTACTO  822240336