El Día de la mujer también se celebra en las escuelas mauritanas

El pasado 8 de marzo, jóvenes del barrio de Dar el Beida, en Nouakchott, representaron una serie de sketches humorísticos sobre temas como el matrimonio precoz, el abandono escolar de las niñas, el no respeto a los derechos fundamentales de las mujeres… Era su forma de celebrar especialmente el Día Internacional de la Mujer, y de compartirlo con su comunidad.

Lo hicieron ante las más de 150 personas asistentes, la mayoría mujeres y niñas de Dar el Beida, uno de los barrios de la capital donde la pobreza está más extendida. Todas disfrutaron de las representaciones sobre estos temas, que tan directamente afectan a las mujeres y niñas.

Mauritania ha ratificado diversos convenios internacionales para la igualdad entre hombres y mujeres. Pero en la práctica, aunque hay avances, el disfrute de los derechos humanos de las mujeres sigue siendo muy limitado.

La legislación del país, y sobre todo, las prácticas culturales y las costumbres sociales tradicionales, no tienen en cuenta el desequilibrio social y económico que sufren las mujeres mauritanas en términos de acceso a la educación o el empleo, a recursos financieros, etc…

Las desigualdades y la discriminación son consecuencia directa del analfabetismo y desconocimiento de la sociedad, incluyendo a hombres y mujeres: las mujeres mauritanas sufren más violencia física, psicológica y sexual, cuanto menores son sus niveles de educación, de ingresos, y de información preventiva.

Por esta razón Alianza por la Solidaridad se ha sumado y apoyado esta actividad, pues consideramos que la educación y sensibilización en igualdad ha de incluirse en todos los espacios, desde la infancia.

La actividad fue organizada y puesta en marcha enteramente por las asociaciones de jóvenes del barrio. Se llevó a cabo en la escuela Ould Razga II, una de las participantes en el programa que Alianza por la Solidaridad tiene en marcha junto al Ministerio de Educación en Mauritania. Este programa financiado por la AECID está contribuyendo a mejorar el derecho a una educación de calidad de los niños y niñas mauritanos.

Nuestra postura como organización es clara, y así lo quisimos reflejar en nuestro discurso:

Los derechos de la mujer en el mundo y más particularmente en Mauritania están lejos de ser respectados y facilitados. Las sociedades y sus idiosincrasias no aceptan ni valoran la importancia del papel de la mujer en el desarrollo de dichas sociedades. La mujer, tanto en el ámbito privado como el público, sufre continuamente la vulneración de sus derechos más fundamentales. Debemos, mujeres y hombres, conocer primero y fomentar después, el derechos a la mujer a la vida pública, derecho económico, derecho a la asociación, derecho a la educación, derecho a realizarse como persona, en el ámbito personal como el profesional.

Con el programa que Alianza por la Solidaridad (antes Habitafrica), ejecuta en colaboración con las autoridades locales y de educación, se pretende fomentar el derecho a una educación de calidad para todos los niños y niñas mauritanos. Una educación que les permita su desarrollo como personas, formar parte de una ciudadanía activa que será el motor del cambio y el desarrollo del país. Apoyar a nuestras hijas para seguir este camino, sin ponerles obstáculos, debe ser nuestra primera prioridad, la de todos, la de los padres y madres, la de los profesores y directores, y la de las comunas y agentes educativos. Las mujeres son el futuro y el sostén de todo desarrollo inclusivo y sostenible. Démosles paso. Bismillah!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Queremos transformar el mundo

Recibe historias inspiradoras de personas
decididas a cambiar las reglas del juego.

CONTACTO  

681 393 971