Gobernantes insolidarios, ciudadanía solidaria

Viernes, 4 septiembre 2015
Arantxa Freire @arafrei

Alianza por la Solidaridad, que trabaja apoyando a las personas en su ruta migratoria por África, denuncia políticas de hostigamiento y persecución a los migrantes tanto en Europa como en Marruecos, Argelia, Senegal o Mauritania.

Aficionados al Borussia Dormundt desplegando pancarta

Europa no está actuando a la altura de la barbaridad que lleva años viviendo en sus costas y en sus fronteras. ¿Qué más queremos ver para reaccionar? ¿Ver los muertos que llegan a nuestras orillas, como ocurrió hace unos días con Aylan Kurdi, el niño de 3 años que apareció en las playas turcas?

La respuesta política ante tanto drama es “¿auxiliar a quienes lo necesitan?”. Al contrario. Es cerrar más aún las fronteras haciendo crecer el número y la altura de las vallas y reforzando el papel de policía y guardián del Frontex. Y no sólo eso. Acompañar estas medidas con mantras migratorios falsos que aluden al efecto llamada que supondría abrir las puertas a personas refugiadas. Y la cosa ha seguido de mal en peor en un año en el que hemos sufrido la mayor crisis de desplazados forzosos desde la Segunda Guerra Mundial debido a conflictos armados como el de Siria o Somalia, violencia y violaciones de derechos humanos como en Nigeria, Eritrea o Afganistán. Racaneando, por ejemplo, el número de refugiados que España debe acoger ante tamaña crisis migratoria (1.300 frente a los 4.288 personas que pedía Bruselas). O aplicando una Convención de Dublín, que gestiona el asilo en Europa y pide a gritos una revisión.

Fuera de las fronteras las cosas están aún peor, aunque no las veamos. Alianza por la Solidaridad, como organización que trabaja apoyando a las personas en su ruta migratoria por África, viene observando que estas políticas de hostigamiento y persecución a los migrantes no sólo se dan en Europa sino que se han incrementado en los países que son nuestra frontera exterior, como Marruecos, Argelia, Senegal o Mauritania. Y lo que es más miserable, la ayuda al desarrollo para estos países se vincula al control migratorio que deben hacer esos estados para retener a los migrantes y que no lleguen a Europa.

El poder de la gente

Felizmente, la ciudadanía vuelve a estar por delante de la política. Las ciudadanas y ciudadanos organizados han creado movimientos de solidaridad admirables que más allá de mostrar humanidad están provocando, por ejemplo, que la UE proponga aumentar el número de refugiados que acoge y triplicar su inicial previsión. Las fotos del niño Aylan se olvidarán en unos días, pero ¿habrá conseguido aumentar la voluntad política para cambiar las cosas?

La ciudadanía solidaria de Alemania ha creado una campaña denominada ‘Refugees Welcome’ (‘Refugiados Bienvenidos’), que ofrece alojamiento a aquellas personas que huyen de sus países en dificultades. La plataforma ha permitido que miles de personas ofrezcan sus hogares a las personas que son perseguidos en sus países.

El ejecutivo islandés había anunciado su plan de acoger a 50 refugiados del conflicto sirio. 10.000 personas ya se han ofrecido a acoger o ayudar a refugiados sirios en una página de Facebook y el gobierno ha anunciado que se replanteará esta cifra.

En España también. Hace unos días ciudades como Barcelona, Madrid o A Coruña han querido sumarse a las ciudades-refugio y ayer el Ayuntamiento de Madrid confirmó que destinará 10 millones de euros a apoyar a estos refugiados. Diversos colectivos de apoyo a los migrantes están pidiendo que Sevilla también se una a esta red. Valencia está negociando con los bancos viviendas para los que huyen de la guerra

El apoyo a los refugiados no es un buen gesto de los gobiernos ni, sólo, una decisión ética ante el sufrimiento ajeno. Es una obligación legal reconocida en los acuerdos internacionales. No es un capricho, sino un deber.

Incurre en un delito de omisión del deber de socorro la persona que no ayuda a otra que se encuentra desamparada y en peligro manifiesto y grave, cuando pudiera hacerlo sin ningún riesgo ni para sí mismo ni para terceros. La infracción se castiga con la pena de multa de 3 a 12 meses.

Refugees, welcome. Eso os gritamos desde muchos lugares. No queremos seguir avergonzándonos de nuestros políticos.


Artículo previamente publicado en Pobreza Cero.

Deja un comentario

Lo más visto de la semana

Perú debate la despenalización del aborto en caso de violación

Actualmente, en el país, el aborto es legal solo en los casos en los que la vida...

Desarrollo local sostenible

Nuestras líneas de trabajo Para contribuir al cambio global desde iniciativas l...

Ciudadanía global y movilidad

Nuestras líneas de trabajo La reivindicación de los derechos humanos para todas...

Derechos de las mujeres

Nuestras líneas de trabajo Los derechos humanos empiezan desde nuestros cuerpos...

Últimas noticias

Maricel Sandoval Solarte tiene 29 años y lleva 15 peleando por los derechos de su gente en el Cauca colombiano. Desde la ado...

Desde Alianza por la Solidaridad consideramos que la forma más eficaz de luchar contra las desigualdades y garantizar los de...

 Más noticias
Alianza por la Solidaridad usa cookies propias y de terceros con la finalidad de personalizar el contenido, mejorar la experiencia de usuario, ofrecer funciones de medios sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Para continuar navegando debes aceptar nuestra Política de cookies
No acepto    Acepto
Empresas rentables pero responsables con los recursos
Aliadas
Únete, haz voluntariado
Visita nuestra Tienda Solidaria