Guerra de Ucrania: por qué no aceptamos donaciones en especie

La guerra de Ucrania ha despertado una maravillosa ola de solidaridad. Es emocionante ver a tantas personas dispuestas a ayudar.

Como es natural, el primer impulso es recoger y enviar materiales. También es normal que mucha gente se ponga en contacto con nosotras y otras ONG para entregar ropa, comida, pañales o medicamentos. Nos vemos obligadas a decirles que no aceptamos donaciones en especie y queremos explicar por qué.

Dificultades de envío y gestión

La clasificación, organización y envío de estos materiales requiere de mucho espacio, tiempo y recursos humanos; sobre todo, si se quiere garantizar que lleguen en buen estado a destino. Nuestra organización no dispone de esa capacidad logística para garantizar que lleguen a tiempo, teniendo en cuenta sus necesidades urgentes.

Problemas de almacenamiento

Hablamos de muchos puntos de frontera improvisados en los que se está atendiendo a las personas que llegan desde Ucrania en pleno invierno. En la mayoría de esos puntos, no existen grandes almacenes en los que se puedan ordenar y guardar los materiales llegados de todos los países para resguardarlos de la lluvia y del frío.

Garantías para los medicamentos

El almacenamiento se complica especialmente en el caso de los medicamentos, que deben estar en condiciones óptimas de higiene, temperatura y humedad, además de estar pendientes de su caducidad.

La Agencia Española del Medicamento recuerda que los medicamentos donados deben tener garantías de calidad, seguridad y eficacia y deben provenir de un canal de suministro controlado y recibir una autorización oficial expresa para la exportación. Recoger y organizar envíos de medicamentos sin esos permisos sería irregular.

Necesidades cambiantes

El contexto es tremendamente volátil. En pocos días de guerra, han atravesado las fronteras más de dos millones y medio de personas y la cifra seguirá aumentando en los próximos días. Las necesidades de las personas, que ellas mismas deben identificar, pueden ir variando y por ello es mucho más eficiente proporcionar los materiales de acuerdo a la identificación de necesidades actualizada, adquiriéndolos en los mercados locales.

Riesgos en los países de acogida

Hay otra razón para optar por adquirir los materiales en los mercados locales en la medida de lo posible. Los países vecinos de Ucrania están recibiendo una cantidad enorme de personas refugiadas y se están viendo afectados también por la guerra. Eso puede provocar problemas económicos o sociales a corto y medio plazo, y una manera de intentar compensarlo es comprar localmente lo necesario para la atención de las personas que llegan.

En esos países se está mostrando una gran solidaridad en estos primeros días, pero no podemos descartar que, en el futuro, cuando la gestión de esos flujos de refugiados sea cada vez más difícil, pueda surgir rechazo social. Cuanto más se apoye a esos países, menos riesgo habrá de que se sientan sobrecargados y culpabilicen a las y los refugiados.

Ayudar con dignidad

Las personas que huyen de la guerra han vivido situaciones muy traumáticas y dejado atrás sus casas y sus vidas. Para no acentuar esa sensación de desarraigo y que se sientan lo más arropadas posible, es conveniente ofrecerles ropa y otros materiales más propios de sus tradiciones o gustos, si están disponibles productos más propios de su entorno.

No todo es comida y ropa

Las personas refugiadas deben alimentarse y resguardarse del frío, pero también tienen otras necesidades urgentes, como la atención de su salud mental. Es fundamental incluir en los programas de emergencia servicios de apoyo psicosocial, legal, espacios seguros, transporte y otras ayudas que no se pueden enviar en especie.

Impacto ambiental

El envío de materiales desde lejos tiene también un impacto ambiental. El transporte masivo causa una importante huella de carbono y el manejo de los residuos que provoca en campamentos que no están preparados para ello provoca riesgos de contaminación.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.