Justicia fiscal: impuestos a las tecnológicas

Impuestos a las tecnológicas: se pierden 32.000 mil millones de dólares

Una reciente investigación de ActionAid International, «Misión recuperación: cómo la ley de impuestos de las grandes empresas tecnológicas podría impulsar una economía más justa» pone de manifiesto que los países del G20 perderían potencialmente $32 mil millones de dólares en ingresos fiscales anuales de solo cinco de las compañías de tecnología más grandes del mundo.

Con los impuestos recaudados de estas cinco compañías se podría haber pagado la vacunación completa contra la Covid-19 para cada ser humano [1]

 

 

Informe sobre los impuestos a las tecnológicas

Los gigantes tecnológicos Amazon, Apple, Facebook, Microsoft y Alphabet Inc. tienen una amplia actividad de mercado en todo el mundo y han acumulado miles de millones en ganancias durante la pandemia. Si los sistemas globales de impuestos corporativos fueran justos, los gobiernos podrían aumentar sus ingresos fiscales y financiar mejor a los sistemas de salud para poner fin a la pandemia y acelerar la recuperación económica [2].

En la reciente reunión de los líderes del G7, se acordó que las grandes empresas paguen al menos un 15% del impuesto de sociedades. Sin embargo, este acuerdo que habrá de implementarse, no incluye ninguna alusión a las tecnológicas.

De hecho, las posturas de Estados Unidos y de la Unión Europea sobre los impuestos que deben gravar la economía digital están enfrentadas. La nueva investigación de ActionAid demuestra que los países del G7 están perdiendo 20 mil millones de dólares potenciales en ingresos fiscales de solo cinco de los gigantes tecnológicos de Silicon Valley [3].

Los beneficios de una ley de impuestos corporativos justa

Según la investigación, gravar de manera justa a Amazon, Apple, Facebook, Microsoft y Alphabet sobre sus ganancias de 2020 podría generar:

  • 32 mil millones de dálares para los países del G20.
  • 28.000 miles de millones de dólares para los países de la OCDE.
  • 21 mil millones de dólares para los países del G7.
  • 8.000 miles de millones de dólares para EU27.

Los ingresos fiscales de estas compañías con presencia económica en el sur global son clave para poder aumentar la inversión en servicios públicos. Esto beneficiaría a la atención médica y la educación, cuyos fondos han sido diezmados por la pandemia.

  • Nigeria podría recaudar 100 miles de millones adicionales en impuestos de estas mismas cinco empresas si se gravaran de manera justa, lo suficiente para pagar los salarios anuales de 70.000 enfermeras y enfermeros.
  • Bangladés podría recaudar 49,3 miles de millones de dólares en impuestos, suficiente para pagar 12.800 enfermeras y enfermeros.

Grandes empresas tecnológicas estiran al límite las leyes

El informe denuncia igualmente que muchas grandes empresas tecnológicas buscado de forma proactiva las maneras para pagar la menor cantidad de impuestos posible, estirando al límite las leyes y regulaciones. En 2016, la Comisión Europea concluyó que Apple había utilizado estructuras corporativas complicadas en Irlanda para hacer que 110.000 miles de millones de euros en ventas fueran «apátridas» a efectos fiscales, lo que significa que ningún país tenía derecho a gravar esos ingresos.

La tasa impositiva efectiva de Apple en la UE en algunos años cayó hasta un 0,05% según la Comisión Europea. Mientras tanto, según los informes, Amazon ha utilizado una red de empresas en paraísos fiscales para minimizar sus obligaciones fiscales.

En 2020 las autoridades fiscales de EE. UU demandaron a Facebook por US $ 9.000 miles de millones en impuestos no pagados, la empresa había desviado las ganancias en todo el mundo para minimizar las facturas fiscales.

La crisis actual del Covid-19 ha hecho evidente la necesidad de aumentar los ingresos públicos. La pandemia y la crisis económica han afectado en mayor medida a los trabajadores públicos.  En especial los que trabajan en primera línea y aquellos con baja seguridad laboral, sobre todo a las mujeres.

Desigualdad de la economía digital aumentada por el Covid-19

El cierre temporal o prolongado de escuelas en hasta 192 países supuso una carga adicional para las mujeres en todo el mundo al tener que hacerse cargo de sus hijos e hijas. Anteriores investigaciones de ActionAid international ya demostraron que las niñas tenían menos posibilidades de volver al colegio que los niños debido a las presiones domésticas, el trabajo infantil, matrimonios forzados, o embarazos.

Durante la crisis del Covid-19, la desigualdad se ha incrementado, sin embargo aquellos que se benefician de la economía digital han aumentado sus ingresos. Según la lista de multimillonarios Forbes de 2021, de las diez personas más ricas del mundo, todos son hombres y la mitad de ellos han hecho su fortuna principalmente en las grandes empresas tecnológicas presentes en este informe.

Julia Sánchez, secretaria general de ActionAid International ha declarado que:

La gente está cada vez más indignada al ver los excesos en la economía digital global, que se han puesto de manifiesto tras ver cómo las desigualdades crecían debido a la pandemia. Mientras que los servicios públicos se colapsan y el mundo se enfrenta a un “apartheid de las vacunas”, los gigantes tecnológicos acumulan miles de millones en ganancias debido a un sistema fiscal global injusto que les permite evitar pagar menos de lo que realmente deberían”

Reforma de los impuestos corporativos internacionales

El acuerdo al que se ha llegado en el G7 podría paliar en parte esta problemática, pero hay que ver cómo se implementaría. Además, las voces de los países del sur global deberían ser escuchadas a la hora de establecer normas fiscales globales. Apoyamos la creación de una Comisión Fiscal de la ONU que tenga suficientes recursos para establecer y hacer cumplir reglas fiscales justas para todos.

ActionAid es una de las organizaciones que demanda una reforma de los impuestos corporativos internacionales.  Es necesario asegurar que los impuestos que pagan las empresas realmente se corresponden a su tamaño económico. También reclamamos la introducción de una tasa impositiva corporativa mínima para ayudar a combatir el problema de los paraísos fiscales.

 

 

[1] $ 32 mil millones solo cubrirían las dosis de la vacuna, no los costos totales del lanzamiento de la vacuna. Esta cifra simplemente da una idea de la cantidad de recursos involucrados en gravar a las grandes empresas de tecnología. En la práctica, compartir conocimiento y tecnología ayuda a acelerar la producción de vacunas y llegar a la mayor cantidad de personas posible. Una vía es a través de una eliminación temporal de patentes sobre vacunas (y otras terapias y diagnósticos de Covid-19). Lo defienden India y Sudáfrica y los más de 100 países de la Organización Mundial del Comercio. La Administración de Biden ha respaldado recientemente la exención de patentes sobre vacunas y pedimos al resto de países que sigan su ejemplo.

[2] “Impuestos justos” implica que las empresas paguen lo impuestos donde operan para reflejar su actividad económica real. Esto solo puede ser posible si las empresas hacen pública la cantidad de impuestos que han pagado y la cantidad de ganancias que han obtenido desglosada por país.

[3] Se sabe poco sobre cuánto están pagando actualmente estas empresas en impuestos al no estar obligadas a hacer pública la información. Esta investigación muestra, que miles de millones podrían estar en juego en la reforma de los impuestos corporativos internacionales y que podría transformar los sistemas de salud y educación.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Queremos transformar el mundo

Recibe historias inspiradoras de personas
decididas a cambiar las reglas del juego.

CONTACTO  

915 98 62 90