Situación de mujeres venezolanas migrantes en Perú y Bolivia.

La situación de mujeres migrantes venezolanas en Perú y Bolivia

Por María Eugenia Torrico Palacios | En los últimos años, la crisis económica, política y social que se vive en Venezuela ha originado nuevas movilidades en América Latina. Esto ha derivado en un flujo migratorio masivo e inesperado. ¿Cuáles son las consecuencias para las mujeres migrantes venezolanas?

Hombres y mujeres de distintas condiciones socioeconómicas, edades y orígenes étnicos. Todas dejan sus lugares de origen y cruzan las fronteras. Van en busca de mejores condiciones de vida y nuevas oportunidades. O bien escapan de situaciones amenazantes en busca de protección.

Mujeres migrantes venezolanas

Las mujeres migrantes conforman el grupo humano más vulnerable y discriminado. Ellas sufren una discriminación múltiple debido a su nacionalidad, estatus migratorio y género. Además, siguen siendo vistas como objetos sexuales, dependientes, responsables del mundo doméstico. Asimismo, las niñas migrantes corren un peligro doble: son jóvenes y mujeres.

En muchos casos, la migración puede ofrecer oportunidades para mejorar la calidad de vida de las mujeres. Así como impactar en el cumplimiento de metas y sueños a corto y largo plazo. Sin embargo, la migración también las expone a nuevas vulnerabilidades, no solo por su género, sino por su condición que incrementa el riesgo de continuar sufriendo múltiples violencias.

Estudio sobre su situación en Perú y Bolivia

En este sentido, nuestro «Estudio sobre Violencia de Género y acceso a Salud Sexual Reproductiva – Situación de mujeres migrantes venezolanas en Perú y Bolivia» identifica a las mujeres migrantes como uno de los grupos más afectados por su condición de desigualdad. Y es que, por su situación irregular, son víctimas de sobrecarga de trabajo, indemnizaciones injustas y acoso callejero. Y, en algunos casos, preocupa la existencia de procesos de conciliación en casos de violencia doméstica.

Las experiencias identificadas resaltan que existe violencia en:

  • Mujeres migrantes que llegaron de manera irregular.
  • Mujeres adolescentes y/o jóvenes solas que no tienen parientes ni a nadie cercano en el lugar de referencia.
  • Mujeres que viven en condiciones precarias. Esto demuestra que la situación de discriminación y violencia de las mujeres en América Latina se profundiza en el caso de las mujeres migrantes, quienes se enfrentan a una serie de barreras estructurales que les impiden el goce efectivo de sus derechos (PNUD, 2020).

Violencias contra las mujeres

Muchas personas cruzan las fronteras escapando de situaciones que amenazan su vida o las de sus familias. Hablamos de violencia física, sexual y de género. Pero estas violencias pueden continuar durante el trayecto migratorio e, incluso, en el lugar de destino, ya que el temor y la inseguridad continúan.

Según su condición socioeconómica, muchas mujeres y niñas están más expuestas a la vulneración de sus derechos sexuales y reproductivos, violencia sexual, infecciones de transmisión sexual, incluido el VIH, embarazo no deseado y abortos de alto riesgo. En este sentido, es importante contar con acceso a servicios de salud y apoyo psicosocial, información adecuada y de calidad e insumos de anticoncepción. 

Sin embargo, en los contextos migratorios, tanto en Perú como en Bolivia, el acceso de las mujeres a dichos servicios puede ser limitado. Esto las expone a mayores riesgos de salud. Por otro lado, las mujeres migrantes, adultas y adolescentes, no cuentan con información sobre las instituciones o líneas de contacto para denunciar en caso de violencia. Esto demuestra la falta de respuesta efectiva a la problemática.

Políticas migratorias con perspectiva de género

La llegada masiva de población venezolana a diversos países de América Latina ha puesto a prueba el funcionamiento de las políticas migratorias para responder a la crisis de migración de manera oportuna. El diseño e implementación de políticas de migración con perspectiva de género deberían garantizar oportunidades de inserción laboral, remuneración justa, acceso a servicios de salud y a justicia.

Es preciso fortalecer las capacidades de las entidades nacionales encargadas de manejar los procesos migratorios. Procesos que corresponden a la regularización y el ofrecimiento de servicios a personas indocumentadas. Con el fin de flexibilizar los criterios para facilitar el acceso de los migrantes irregulares o su cambio de estatus legal.

El impacto de la emergencia sanitaria por COVID-19 en la vida de las mujeres migrantes venezolanas refleja situaciones de machismo, discriminación, violencia sexual, xenofobia y aporofobia. Igualmente, ha profundizado las desigualdades que viven en el interior de sus hogares y sus dinámicas familiares. Es así que la pandemia ha exacerbado estas vulnerabilidades de manera alarmante y, más aún, en el caso de mujeres migrantes con escasos recursos. Además, evidenció el desconocimiento respecto a normativas con enfoque humanitario que incorporen un acompañamiento individual, familiar y comunitario.

Finalmente, es importante reconocer que la conformación de un tejido social o redes de apoyo entre organizaciones estatales y civiles es vital para trabajar en beneficio de poblaciones vulnerables, como son mujeres y niñas migrantes. Ello genera beneficios para el empoderamiento de las organizaciones y facilita la promoción y defensa de los derechos humanos a fin de construir una sociedad más justa e igualitaria.

Durante la gestión 2021, Alianza por la Solidaridad-ActionAid, con la financiación de la Agencia Ejecutiva de Educación, Audiovisual y Cultura (EACEA), llevó a cabo el «Estudio sobre Violencia de Género y acceso a Salud Sexual Reproductiva – Situación de mujeres venezolanas migrantes en Perú y Bolivia». Lo hizo en el marco del proyecto “Responding to forced displacement in Latin America through capacity building and certification on EU Aid Volunteers – INPLACE”.

 

Financiado por:

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.