mujeres rurales haiti

Empoderando a las mujeres rurales en Haití

Hace unos días celebrábamos el día internacional de las mujeres rurales (15 de octubre) y pensábamos en Haití. ¿Por qué? Porque uno de los objetivos clave de Alianza por la Solidaridad-ActionAid allí es mejorar la equidad entre hombres y mujeres en la toma de decisiones, el acceso y el control de los recursos. Y eso pasa por trabajar con ambos para reivindicar a las numerosas mujeres rurales.

Situación de las mujeres rurales haitianas

En Haití, muy pocas mujeres tienen acceso a la propiedad de la tierra que trabajan. Las mujeres que trabajan la tierra no tienen acceso al agua ni a otros tipos de insumos para la producción. Y las que trabajan con el ganado carecen de recursos para tener una producción que genere ingresos. La falta de acceso a razas mejoradas, a servicios veterinarios, a una alimentación adecuada y a una infraestructura mínima les impide generar mayores ingresos.

La tradición favorece que la herencia se realice a los varones.

71%

de las haitianas no posee ni tierras ni casa

Además, son ellas las que van al mercado. El mal estado de las carreteras y el deficiente transporte les afecta enormemente. Muchas haitianas reportan acoso y violencia sexual durante el recorrido al mercado. Sin embargo, son los hombres quienes deciden sobre el uso de los ingresos que ellas obtienen de su actividad en el mercado.

Reforzar la resiliencia

En el sudeste del país, Alianza-ActionAid trabajamos en el marco de un convenio con Cooperación Española que beneficiará a más de 30.000 personas.

El objetivo es reforzar la resiliencia de la población de Anse-à-Pitre. De modo que puedan protegerse a ellas mismas y a sus ecosistemas frente a los efectos del cambio climático, los riesgos naturales y las amenazas producidas por la actividad humana. Se trata de que mejoren su calidad de vida a partir del uso sostenible de los recursos, eliminando prácticas perjudiciales para el medioambiente y, sobre todo, mejorando las relaciones entre hombres y mujeres.

Perseguimos, por tanto, que las comunidades aumenten sus capacidades en lo que pueden hacer por sí mismas y cómo se pueden fortalecer, más allá de concentrarse en su vulnerabilidad ante el desastre o en sus necesidades en una emergencia.

Reducir la brecha de género

Disminuir las brechas existentes entre mujeres y hombres, promoviendo un mayor acceso y control de las mujeres sobre los recursos. Esto es indispensable para conseguir que las mujeres vean respetados sus derechos.  Para conseguirlo, llevamos a cabo actividades gracias a las cuales las mujeres tendrán más herramientas para reclamar sus derechos.

Pero, ¿qué pasa con los hombres? Es estratégico que los hombres cambien sus ideas y percepciones para que ellos también sean un motor de cambio hacia la igualdad. Lo hacemos a través de talleres y otras iniciativas en las que les ofrecemos conocimientos y herramientas. El objetivo es una sociedad más justa e igualitaria, con un cambio de mentalidades en hombres y en mujeres.

Te lo cuentan las propias mujeres con las que trabajamos. Conoce a Lafortune, Inesia, Sylverine y Gerti.

Financiado por:

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.