«Nuestros derechos humanos no deberían estar en cuarentena»

En el marco de la Cuarta Reunión de la Conferencia Regional sobre Población y Desarrollo de América Latina y el Caribe, la sociedad civil ha exigido a los Estados cumplir el Consenso de Montevideo.

Población y Desarrollo de América Latina y el Caribe

La Cuarta Reunión de la Conferencia Regional sobre Población y Desarrollo de América Latina y el Caribe se celebró los pasados 28, 29 y 30 de junio en Santiago de Chile. Participaron más de 220 delegados de los 30 países miembros de la CEPAL (Comisión Económica para América Latina). Entre los objetivos del encuentro estaba analizar los impactos sociodemográficos de la pandemia del COVID-19 en América Latina y el Caribe. También había que abordar los retos que plantea la crisis sanitaria para implementar el Consenso de Montevideo sobre Población y Desarrollo.

El Consenso de Montevideo incluye más de 120 medidas sobre ocho temas. Temas identificados como prioritarios para dar seguimiento al Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo (CIPD) de las Naciones Unidas, realizada en Egipto en 1994.

Declaración de las organizaciones de la sociedad civil

Como parte de esta Cuarta Reunión, también se llevó a cabo el Foro de organizaciones de la sociedad civil. Denominado Adrienne Germain, en homenaje a su gran aporte y lucha por los derechos sexuales y derechos reproductivos. El Foro contó con la participación de más de 200 representantes de organizaciones. Se cerró con la firma de una declaración.

Esta declaración analiza los avances y retrocesos del Consenso de Montevideo en el marco de la pandemia del COVID 19. Asimismo, considera urgente que los Estados adopten medidas claras, específicas, con recursos económicos suficientes para garantizar lo comprometido, especialmente en cuanto a derechos sexuales y reproductivos.

De igual manera, la declaración expresa la preocupación por el acceso desigual a las vacunas contra el COVID 19, la interrupción de los servicios de prevención y respuesta a la violencia sexual, los servicios de aborto seguro, el aumento en los índices de pobreza, inseguridad alimentaria, invisibilización del trabajo doméstico, matrimonios tempranos y otros. Elevando así la voz y afirmando:

“Nuestros derechos humanos no deberían estar en cuarentena. Hay una emergencia regional por la violación de nuestro derecho a la vida libre de todas las formas de violencia y discriminación. Ustedes tienen la obligación de garantizarlo y la oportunidad histórica de cumplir con los acuerdos del Consenso de Montevideo”.

La declaración fue leída por Ana Cristina Vera Sánchez, representante de Surkuna y Alianza por los Derechos Humanos en Ecuador.

Lee nuestra declaración:

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.