Por los derechos de todas las personas migrantes: ¡Migrar para vivir, no para morir!

Viernes, 18 diciembre 2015

Alianza por la Solidaridad se ha sumado a la convocatoria de la manifestación en el Día Internacional del Migrante y ha suscrito el manifiesto en apoyo a las organizaciones de base en defensa de los derechos de las personas migrantes y de una ciudadanía global.

mujer migrante

Alianza por la Solidaridad, como organización que promueve los valores de la igualdad social y de oportunidades y que defiende la idea de una ciudadanía global, lleva trabajando desde hace más de 10 años con la población migrante en su ruta: tanto en origen, como en el propio trayecto y en el destino.

Nuestra experiencia nos ha revelado los dramas a los que tienen que enfrentarse las personas migrantes en su día a día, con unas políticas migratorias cada vez más restrictivas y unos controles que anteponen las fronteras frente a las personas y a los Derechos Humanos. Vallas, concertinas y una desmedida presencia y presión policial en los perímetros nacionales dificultan la libre circulación de miles de personas que en incontables ocasiones se ven obligadas a poner su vida en peligro ante la inexistencia de unas rutas seguras que les permitan alcanzar su destino.

Por eso, y con motivo del Día Internacional de los Derechos de los Migrantes, y en el marco de la Acción Global de Migrantes, más de 60 colectivos y asociaciones de apoyo a las personas migrantes como Red Acoge, Ecologistas en acción, No Somos Delito o SOS Racismo, además de Alianza por la Solidaridad, nos manifestamos el pasado viernes 18 de diciembre para denunciar las restricciones cada vez más severas a la libre circulación de las personas, el aumento de la vigilancia de las fronteras, la construcción de vallas y de centros de detención de personas migrantes.

Esta reclamación se produce en un momento en el que los gobiernos europeos están demostrando su inoperatividad e insolidaridad frente a la llegada a nuestras fronteras de personas refugiadas. Y tras comprobar los vergonzosos mercadeos de cifras para acogerlas (un derecho recogido por la legislación internacional). La voz de las personas migrantes y los colectivos que les apoyan ha sido unánime: no el aumento de la vigilancia de las fronteras, no la construcción de vallas y a los centros de detención de personas migrantes.

manifestacion migrantesLa manifestación, que recorrió Madrid, desde la calle de Atocha hasta el Ministerio de Asuntos Exteriores, congregó a decenas de personas que denunciaban el saqueo de los recursos naturales en los países de origen de las migraciones y la explotación que sufren aquí las personas migrantes. Durante la lectura del manifiesto se hizo especial énfasis contra el “genocidio” que la políticas europeas de seguridad están produciendo en el Mediterráneo y se destacó la importancia de respetar los derechos humanos de todas las personas sin importar de donde vienen.

Manifiesto por el Día Internacional de las personas migrantes

Abrir las fronteras es el grito de los hombres, mujeres, jóvenes, niños y niñas abandonados en la frontera entre Grecia y Macedonia, actualmente en huelga de hambre. Su protesta es símbolo de cuanto piden otros miles de personas en tránsito detenidas, en todo el mundo, en diferentes fronteras. También en nuestra frontera Sur.

 

Abrir las fronteras es también el grito que nace a raíz del genocidio que representan las miles de personas que desgraciadamente no llegaron a su destino. Abrir las fronteras y acoger a quienes escapan de la guerra y de la miseria, en busca de un mejor futuro es también una respuesta al terror y al  miedo que siembran las bombas.

 

Abrir las fronteras es una respuesta que puede permitir construir una verdadera solidaridad entre quienes nacieron en un determinado territorio y  quienes llegaron después a vivir en él. Una solidaridad basada en la construcción de sociedades en las que existan derechos para todas.

 

Abrir las fronteras es garantizar los Derechos Humanos a uno y otro lado de las mismas, así como suplir los enormes vacíos y deficiencias en la acogida e integración social de las personas migrantes en nuestro país. Es también evitar los discursos que incitan a la hostilidad, el miedo y el odio que construyen los muros invisibles que representan el  racismo, la xenofobia y la islamofobia.

 

Por todo esto, denunciamos las restricciones cada vez más severas a la libre circulación de personas, el aumento de la vigilancia de las fronteras, la construcción de vallas y de centros de detención de personas migrantes.

 

Decimos no a FRONTEX y sus labores de vigilancia y represión en nuestras fronteras, pidiendo su transformación en una amplia operación europea de rescate y salvamento en el Mediterráneo, que resuelva el drama humanitario, descartando toda  acción militar.

 

Denunciamos la externalización de la gestión de nuestras fronteras a países como Marruecos y Turquía y exigimos la suspensión de los acuerdos y del apoyo  financiero bilateral de la UE a los países que no respeten los derechos  humanos.

 

Exigimos la  puesta en marcha de políticas que centren sus esfuerzos en las causas de las migraciones forzadas en su origen y no en  la contención y control policial y militar de los flujos migratorios.

 

Exigimos rutas seguras, con medidas concretas y urgentes de acceso legal y seguro al Estado español, como la búsqueda, el rescate y el tratamiento de las solicitudes de asilo en terceros países, mediante la posibilidad de solicitar asilo en las embajadas, y la concesión de visados humanitarios, de reagrupación familiar, de estudios, de trabajo y de reasentamiento.

 

Pedimos el  desarrollo de un plan nacional de acogida e integración de las personas  migrantes para los próximos años, con competencias y financiación que convierta a nuestro país en un  verdadero espacio de acogida, hospitalidad e integración.

 

Apostamos por un proceso de regularización sin trabas administrativas de las personas sin papeles, así como que los permisos de residencia no estén condicionados a tener un contrato de trabajo.

 

Exigimos la desaparición del confinamiento forzoso de personas migrantes en Ceuta y Melilla, y el cierre de  los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE), donde se priva de libertad por el hecho de ser migrante, así como la derogación de la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana que pretende legalizar las devoluciones en caliente, que permite la expulsión de las personas que llegan a través de Ceuta y Melilla sin un  procedimiento con todas las garantías legales.

 

Denunciamos con fuerza las políticas económicas y comerciales basadas en la  explotación, que condenan a millones de personas a la pobreza y la  miseria.

 



Decimos ‘No’ a la guerra y a la intervención militar. Exigimos el fin del comercio armamentístico y la reforma de las políticas  exterior y de vecindad de la UE para contribuir al desarrollo político y económico sostenible en los países de origen.


Deja un comentario

Lo más visto de la semana

Perú debate la despenalización del aborto en caso de violación

Actualmente, en el país, el aborto es legal solo en los casos en los que la vida...

Acción humanitaria

Nuestras líneas de trabajo Asistencia a refugiadas sirias en Jordania El 86% d...

Últimas noticias

Maricel Sandoval Solarte tiene 29 años y lleva 15 peleando por los derechos de su gente en el Cauca colombiano. Desde la ado...

Desde Alianza por la Solidaridad consideramos que la forma más eficaz de luchar contra las desigualdades y garantizar los de...

 Más noticias
Alianza por la Solidaridad usa cookies propias y de terceros con la finalidad de personalizar el contenido, mejorar la experiencia de usuario, ofrecer funciones de medios sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Para continuar navegando debes aceptar nuestra Política de cookies
No acepto    Acepto
Empresas rentables pero responsables con los recursos
Aliadas
Únete, haz voluntariado
Visita nuestra Tienda Solidaria