Haití, Reducción de Riesgo de Desastres

Proyectos de Reducción del Riesgo de Desastres para mitigar sus consecuencias en Colombia y Haití

13 de octubre, Día Internacional para la Reducción del Riesgo de Desastres

Cada año, más de 300 millones de personas en el mundo se ven afectadas por catástrofes naturales como terremotos, inundaciones, deslizamientos del terreno, erupciones volcánicas, sequías, incendios forestales, tormentas tropicales y epidemias. Una cifra que este año se estima que puede multiplicarse debido  a la COVID-19.

La mayoría de estas catástrofes están aumentando o incrementando su intensidad. La acción humana que provoca el cambio climático, la deforestación, el desvío de cauces, la urbanización desordenada,  fuegos y una nefasta gestión de los recursos naturales está provocando un aumento en las pérdidas de vida y bienes.

Con motivo del Día Internacional para la Reducción de Riesgo de Desastres de Naciones Unidas, Alianza por la Solidaridad- Action Aid recuerda que, dado en la actualidad que estamos lejos de actuar para prevenir estas catástrofes, es de vital importancia que las comunidades más vulnerables estén preparadas para reaccionar cuando ocurren. Esto requiere la puesta en marcha de sistemas de alerta temprana, planes de evacuación, albergues, etcétera. La organización trabaja en esta preparación porque es la que puede marcar la diferencia en países como Haití o zonas específicas de Colombia.

Haití, el país de la emergencia permanente

El país insular es el país que ha sufrido el segundo desastre natural más importante del siglo tras el tsunami del sudeste asiático: el terremoto de 2010 del que aún se ha recuperado. Desde entonces ha habido varios huracanes destructivos. El último hace un mes, el huracán Laura que dejó decenas de muertos y cuantiosas pérdidas.

En Haití, se trabaja para recuperar los suelos y proteger las laderas que han sido deforestadas, para evitar deslizamientos de tierras. También se llevan a cabo proyectos de reforestación. Además, Alianza trabaja en un área fundamental: protocolos de acción con la instituciones y la población de Haití para que sepan cómo actuar, gracias a fondos aportados por la cooperación española, a través de la AECID.

Destacan los planes de urgencia familiar. En ellos se forma a las familias sobre cómo enfrentarse a catástrofes, cómo conocer las alertas, qué documentos deben poner a salvo, qué albergues hay disponibles, etcétera. Asimismo, se acondicionan los albergues seleccionados (iglesias, escuelas, edificios públicos…) para acoger a la población. En este sentido, se va a trabajar también en el impacto en las mujeres, dado que se han constatado casos de abusos sexuales  y violencia de género en los propios refugios. “Hemos recogido testimonios que indican que hay mujeres que no quieren ir a los refugios porque en el lugar que deberían estar seguras no lo están, lo que hace  imprescindible comenzar a trabajar con los hombres este tema”, explica Almudena Moreno, coordinadora del proyecto.

Nariño resiliente

Alianza por la Solidaridad-Action Aid  también trabaja en el sur de Colombia, en concreto en el Departamento de Nariño. Con fondos de ECHO (Dirección General de Protección Civil y Ayuda Humanitaria de la UE), se han puesto en marcha unidades de respuesta rápida ante catástrofes, junto a las autoridades de Nariño.

Antes no existía una respuesta pública ante las emergencias en el departamento. Más de 5.700 personas podrán verse beneficiadas de esta iniciativa que permitirá equipar y formar a los equipos de emergencia. Personal sanitario, psicólogos, etc. acudirán a la primera llamada tras un desastre para atender a las personas afectadas y evaluar daños.

En esta región hay más de 600.000 personas que residen en zonas vulnerables a movimientos sísmicos de origen volcánico. Cada año se registran pérdidas humanas y materiales por deslizamientos de tierras, inundaciones o desbordamientos de ríos. En 2019, la crecida del río Telembí afectó a más de 8.000 personas. Todo ello en un contexto social de conflicto armado, grupos ilegales, desplazamientos de personas y llegada de migrantes desde Venezuela. En estos momentos, además, se suma la pandemia de  COVID-19, que es la prioridad de estos nuevos equipos de emergencias.

Dentro de este proyecto también se está formando a 4.300 personas de instituciones públicas en la gestión y prevención de riesgos ante desastres. También a 167 líderes comunitarios y 115 trabajadores y trabajadoras de organizaciones sociales, con el objetivo de que conozcan las primeras acciones a tomar para reducir riesgos y prevenir los daños.

Para Alianza por la Solidaridad-Action Aid es fundamental que se sigan apoyando proyectos de Reducción del Riesgo de Desastres. Es fundamental mitigar los daños causados por los desastres naturales que van en aumento.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Queremos transformar el mundo

Recibe historias inspiradoras de personas
decididas a cambiar las reglas del juego.

CONTACTO  

681 393 971