ʻVecinasʼ, un periódico hecho por mujeres malienses para combatir estereotipos

Vecinas es un proyecto promovido por la fotógrafa brasileña Angélica Dass y el Alto Consejo Maliense en España, como parte de la exposición Ni arte ni educación del Matadero de Madrid. Esta iniciativa, llevada a cabo gracias a una estrecha colaboración con la ONG Alianza por la Solidaridad, está concebida como una narrativa-puzzle hecha con piezas propias y ajenas, intentando contrarrestar el imaginario estereotipado y reduccionista que se construye todos los días sobre la migración subsahariana y muy particularmente sobre las mujeres.

Angélica Dass relata el origen de este periódico: «trabajé con un grupo de mujeres con las que iniciamos un blog con fotografías para contar su historia y que fueran ellas las que crearan sus propias narrativas». Partiendo de este blog, la idea evolucionó en la edición y producción de un periódico para promover una sensibilización a favor de las mujeres malienses «de tú a tú», «no a través de una ONG, sino hacer un periódico hecho por ellas y para ellas», afirma.

Con el nombre del periódico, Vecinas, pretenden enseñar cercanía, accesibilidad y compañerismo: «¿Quién es una vecina? Es alguien que vive a tu lado, que te deja azúcar, que te ayuda y a la que ayudas tú, porque es una relación que se trabaja en ambos sentidos», describe la fotógrafa.

En el proyecto, cuyo eje central son las mujeres malienses, se entrelazan fotos de archivo de sus vidas en Mali con imágenes contemporáneas, rastreando similitudes y particularidades de vidas y mostrando puntos culturales en común entre las mujeres de Mali y las de España.

El objetivo final es generar un periódico de edición única para, según Angélica, «generar empatía». «A través de las imágenes, tanto de archivo como recientes, queremos mostrar que no hay tanta diferencia entre Mali y España. Son vidas muy parecidas, ya que a través de las fotos no se podría decir dónde están hechas: si aquí, o en Mali«, destaca.

De esta manera las participantes pueden regalar a sus vecinas su propia historia, su verdadera historia. Se completa así una narrativa particular pero común, global pero personalizada en cada una de ellas, más allá de estereotipos, clichés o visiones reducidas de quienes son ellas realmente.

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Queremos transformar el mundo

Recibe historias inspiradoras de personas
decididas a cambiar las reglas del juego.

CONTACTO  

915 98 62 90