We care, we act. We do.

Intercambiando experiencias, pensando en voz alta sobre cómo vemos el futuro de la iniciativa EU Aid Volunteers, también nos sentimos parte de la comunidad que poquito a poco va creciendo y cogiendo fuerzas.  La comunidad de personas que comparte lo más fundamental – principios y valores,  la sensación de que hay que poner las manos a la obra, que cada un@ puede contribuir, que la solidaridad en realidad no es una emoción ni un sustantivo, es un verbo.  We care, we act. We do.

El encuentro celebrado el pasado mes de septiembre sirvió para reflexionar sobre nuestras experiencias en los proyectos pilotos, pensar en las lecciones aprendidas y buenas prácticas en los aspectos que constituirán el fundamento de la iniciativa EU AID VOLUNTEERS. En los talleres sobrevolaban las preguntas sobre cómo debería ser la adecuada evaluación de las necesidades, la gestión  de voluntariado en el contexto de la acción humanitaria y el encaje de los perfiles,  el empoderamiento de las capacidades de los actores locales, la coordinación internacional y el trabajo en red, y por último, si bien no menos importante, como crear impacto sostenible.

Y es que la propuesta de la Comisión Europea sobre la creación de EU Aid Volunteers está ahora mismo en proceso de negociación en el triángulo de decisión – Parlamento Europeo, Consejo de la UE,  Comisión Europea. Es ahora cuando se deciden ya las cuestiones más específicas de cada componente de EU Aid Volunteers, de las reglas de implementación de la propuesta.

Sólo para mostrar la dimensión de la iniciativa, deciros que está previsto que en el periodo 2014 – 2020 4000 voluntari@s desarrollen sus misiones en países donde la situación humanitaria lo requiere.  Así los estándares que se definirán en los próximos 6 meses son los que van a gobernar esta vía de acción humanitaria europea.

La comisaria Kristalina Georgieva, nos contaba la evolución de la iniciativa y su percepción por los demás, refiriéndose al cuento que suele leer a su nieta, “El patito feo” – “Aún tenemos algunas plumas grises pero ya vamos tomando la forma de un cisne precioso, pero es un programa que va a contribuir a los cambios”.

Durante el encuentro también se debatieron cuestiones importantes como la selección de las organizaciones, tanto de envío como de la acogida, lo crucial que debe ser el manejo de las expectativas de todas partes (organizaciones locales, envío y voluntarios/as), la implicación del trabajo en equipo entre las organizaciones a la hora de la evaluación de las necesidades y el encaje del voluntariado en los proyectos según la evaluación de las habilidades y perfiles, junto con su adecuada preparación y formación previa.  Además en todas las intervenciones se destacó lo esencial que es el manejo de las cuestiones de seguridad a través de la coordinación entre todos los actores involucrados. Eso sí, teniendo una clara definición de los papeles y roles de cada uno, incluyendo el propio ECHO.

Formando parte de este proyecto una se siente parte de la ciudadanía global  y por lo tanto tenemos responsabilidades. We care, we act. We do!

Como dijo la ganadora del Nobel de la Paz, Jody Williams: En mi opinión, lo que hoy necesitamos es gente que se levante y tome medidas para recuperar el significado de la paz. No es una mala palabra. Es un arduo trabajo diario. Y si cada uno de nosotros a los que nos preocupan tantas cosas diferentes levantáramos el trasero y ofreciéramos el tiempo que pudiéramos cambiaríamos el mundo, salvaríamos al mundo. No podemos esperar que otro lo haga; tenemos que hacerlo nosotros mismos”.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Queremos transformar el mundo

Recibe historias inspiradoras de personas
decididas a cambiar las reglas del juego.

CONTACTO  

681 393 971