En defensa de lo obvio

Bolivia vive un proceso de transformaciones que buscan mejorar las relaciones estado – sociedad civil a través de un proceso dinámico de construcción de mecanismos para el respeto, garantía y cumplimiento de los derechos humanos. Uno de los mecanismos para garantizar dicho cumplimiento es el Tribunal Constitucional Plurinacional. Mediante ley No. 027 esta instancia se ha constituido en una herramienta de vigilancia de la norma constitucional. Junto a la aprobación de varias leyes que protegen los derechos de las mujeres se están también modificando códigos (Penal y de Familia principalmente) por lo que el Tribunal Constitucional Plurinacional es un actor fundamental en el avance y consolidación de estos instrumentos de justiciabilidad. El tribunal debe garantizar que toda norma respete el marco constitucional vigente en el país – es decir, la Constitución Política del Estado aprobada el año 2009. A decir de muchos, una de las constituciones más progresistas y defensoras de los derechos humanos de América Latina.

Sin embargo, los derechos humanos de las mujeres, continúan enfrentándose a múltiples barreras. Por un lado, la vulneración de los mismos con la presencia de indicadores alarmantes de violencia y feminicidio (de enero a junio 2013 se han registrado mas de 400 feminicidios en toda Bolivia según el Cidem. 2013), la evidencia de un proceso de empobrecimiento que no permite el acceso a mayor formación e ingresos, el abandono de hijos e hijas y la consecuente trata y tráfico de personas. Por el contrario, desde hace varias décadas, las mujeres estamos viviendo la existencia de normativa (internacional, nacional y local) progresista y defensora de nuestros derechos humanos. Consecuencia lógica de nuestro propio empoderamiento como actoras de nuestro desarrollo.

En este año, la Diputada Patricia Mansilla presenta su acción de inconstitucionalidad frente al Tribunal Constitucional Plurinacional señalando 12 artículos del Código Penal que vulneran los derechos humanos de las mujeres, entre ellos, la criminalización del aborto. En Bolivia el aborto es la tercera causa biológica de mortalidad materna, después de las hemorragias y las infecciones. Estas muertes se explican por falta o mala calidad de atención. Quienes fallecen son mujeres jóvenes, entre los 20 y 24 años. Es un problema de justicia social, el 70% de las mujeres que mueren tienen menos de 6 años de escolaridad. En el área rural las muertes son mayores. Son 40,000 mujeres que acuden cada año para interrumpir libremente su embarazo, ante la clandestinidad no podemos confirmar la mortalidad de las mismas.

George Orwell decía que en ocasiones es preciso defender lo obvio. Y es que la acción de inconstitucionalidad presentada por la Diputada Mancilla busca despenalizar el aborto. Es obvio que la interrupción voluntaria del embarazo en Bolivia es una cuestión de justicia social. Pues son las mujeres más pobres las que mueren por abortos inseguros. Es obvio que no podemos ser consideradas delincuentes si somos violadas o si deseamos poner fin a un embarazo no deseado. Es obvio recurrir al artículo 3 de nuestra constitución que menciona que toda persona tiene derecho a la vida. ¿Y es que acaso se nos impide el derecho pleno a la vida cuando no tenemos acceso a las condiciones que nos garanticen una existencia digna y servicios de salud dignos? Es obvio exigir al actual estado la plena vigencia del artículo 66 de la Constitución Política del Estado donde se reconoce y garantiza los derechos sexuales y derechos reproductivos de las y los bolivianos. Y es también obvio que el derecho a tomar las decisiones sobre nuestro cuerpo es de las mujeres. Las mujeres No somos menores de edad, ni incapaces, ni tuteladas. Somos mujeres plenas con el marco normativo adecuado y oportuno y con procesos de emancipación de muchas décadas que nos obliga ahora más que nunca a decidir sobre nuestros cuerpos. Es obvio que el Tribunal Constitucional Plurinacional debe cumplir a cabalidad su función, la vigilancia de la democracia inclusiva y plena. ¡Por eso exigimos la despenalización del aborto ya! Porque es cuestión de derechos y porque es un hecho OBVIO.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Queremos transformar el mundo

Recibe historias inspiradoras de personas
decididas a cambiar las reglas del juego.

CONTACTO  

681 393 971