En Perú, ¿amar es un derecho o un privilegio?

En Perú, esta situación es la que ahora atraviesan personas que aman a otra persona de su mismo sexo. Este derecho a amar, a unirte en pareja y a hacer familia es actualmente un privilegio al que pueden acceder solo  las parejas heterosexuales. Lo cual es una clara evidencia de discriminación y vulneración de derechos fundamentales.

El proyecto de ley que ha sido presentado para legalizar la unión civil entre personas del mismo sexo fue rechazado por la Comisión de Justicia y de Derechos Humanos del Congreso de la República. Es decir, una comisión que debe trabajar por propuestas legislativas que garanticen derechos humanos y acceso a justicia para todas las personas, ha rechazado un proyecto que buscaba disminuir la actual discriminación existente por orientación sexual. Solo cuatro congresistas votaron a favor, dos decidieron abstenerse, y siete dieron  su voto en contra.

El proyecto de ley, presentado en el poder legislativo por el Congresista Carlos Bruce,   busca avanzar en el reconocimiento de derechos en igualdad  y está respaldado por muchas/os ciudadanas/os a través de la Campaña #UniónCivilYa.

Dicho proyecto considera una figura especial para reconocer y dar derechos patrimoniales a las uniones de  parejas del mismo sexo que deciden tener una vida en común. Evidentemente  si hablamos de igualdad real, las parejas del mismo sexo deberían tener acceso a la misma figura legal que cualquier pareja heterosexual, es decir, que el matrimonio civil sea también una opción a la que pueden acceder,  si es que ese es su deseo. Sin embargo, el proyecto de unión civil significa un avance a esa igualdad.

Los argumentos de quienes se oponen al proyecto de ley incluyen frases como “aberrante”, “la sociedad no está preparada”, “defensa de la familia ‘natural’ (solo formada por hombre y mujer)” y uso de argumentos religiosos.  Sí, son argumentos muy similares a los que tenían quienes en su momento se oponían al matrimonio “Interracial”, al voto de la mujer y a otros temas relacionados a la igualdad ante la ley.

A pesar de esta decisión de  rechazo, este  debate –dentro y fuera del Congreso- no ha terminado. Continúa la lucha para lograr que en el país,  las personas homosexuales tengan el derecho a unirse en pareja tan igual que las personas heterosexuales, y no sea un “privilegio” negado a una llamada “minoría”.  Esta es una de las luchas por el derecho a la  igualdad ante la ley,  sin ningún tipo de discriminación, para todas las  ciudadanas y ciudadanos.

Gioconda Dieguez es Coordinadora Especialista en Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos en la oficina de Región Andina de Alianza por la Solidaridad. 

1 comentario
  1. Fernanda
    Fernanda Dice:

    Excelente reflexión. Hay que educar a las futuras generaciones que lo «natural» no existe. Y proponer debates más constantes en la media sobre el tema. Ignorancia de algo (que es no tener conocimiento de su mecanismo estructural) genera violencia. Excelente artículo.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Queremos transformar el mundo

Recibe historias inspiradoras de personas
decididas a cambiar las reglas del juego.

CONTACTO  915 986 290