Teatro por la igualdad de género

En Marruecos ser una mujer rural emprendedora cuando apenas está alfabetizada y nunca antes ha salido de su pueblo, es un gran reto tanto para las propias mujeres como para su familia y en particular los hombres que deben acostumbrarse a este cambio social.

En Chefchaouen (Marruecos), en el marco de un proyecto que fomenta los derechos económicos de las mujeres gracias al apoyo de la Junta de Comunidades de Castilla la Mancha, estamos reforzando las capacidades de las mujeres en temas de gestión, técnicas de secado, higiene y calidad, agroecología, comercialización para que sean autónomas en la gestión de la cooperativa agrícola  con criterios ecológicos y de calidad. Por otra parte, hemos podido acompañar de cerca a estas mujeres y su comunidad en el cambio social hacia una igualdad de género.

La jornada del sábado  30 de noviembre era la primera de carácter mixta que se ha realizado y tenía como objetivo informar a los hombres y familiares de las socias de la cooperativa sobre el trabajo que realizan en su actividad productiva así como visibilizar el papel de la mujer y sensibilizar sobre la igualdad de género.

A través de un pequeño vídeo, fotos y sobre todo debate entre mujeres y hombres, se llegó a la conclusión que la mujer y el hombre deben ayudarse mutuamente, que las mujeres tienen derecho a trabajar, viajar y ganar dinero y que el hombre también puede asumir tareas del hogar. Tanto las mujeres como los hombres salieron orgullosos de la cooperativa después del taller. Las mujeres porque habían podido tomar la palabra en público delante de hombres, explicarles lo que hacen y obtener su apoyo, y los hombres porque ya daban el justo valor del trabajo de su hijas y mujeres.

La jornada terminó con una obra teatral de sensibilización sobre la igualdad de género que reunió al conjunto de la población (de los más pequeños a los más grandes de ambos sexos) y que a través las risas logró transmitir varios mensajes: importancia de la escolarización de las niñas, visibilización y valor del rol reproductivo de las mujeres, e implicación del hombre en este rol reproductivo.

Ahora el gran desafío de las mujeres de Chmaala está por delante: demostrar que son capaces sin ayuda externa de gestionar su actividad y cooperativa. Todavía les hace falta confiar en ellas mismas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Queremos transformar el mundo

Recibe historias inspiradoras de personas
decididas a cambiar las reglas del juego.

CONTACTO  

681 393 971