La lucha de las guardianas del territorio en Latinoamérica

Las guardianas del territorio en Latinoamérica se enfrentan a numeroso obstáculos en su lucha por proteger la tierra. Así lo expresaron en el encuentro realizado el Jueves 22 de abril. Julia Carlota Pop y Flor Meléndez dieron a conocer sus experiencias en el encuentro “Guardianas del territorio frente a grandes empresas: luchas y resistencias”.

Si te lo perdiste, accede desde este enlace al vídeo del encuentro.

Guardianas del territorio en Latinoamérica

Le economía se ha puesto por delante de las personas. En la región, empresas extranjeras dedicadas al embotellamiento o la producción de caña de azúcar, son causantes de explotaciones de territorios locales. Es por esto por lo que las mujeres toman las calles y luchan por su comunidad.

Latinoamérica es una de las regiones del mundo más peligrosas. Debido a esto, la lucha de las activista sufre grandes complicaciones. En países como El Salvador, no hay marcos normativos que legitimicen la defensa.

El difícil activismo de las guardianas

Por el simple echo de ser mujeres, las guardianas del territorio en Lationoamérica se enfrentan a una mayor amenaza que sus compañeros hombres. Según nuestro informe de la campaña Destierrradas, solo entre 2015-2016, se reportaron 2.197 agresiones contra defensoras. Además, el 54% de los agresores eran policías, militares, y otras autoridades del estado.

Entre los problemas a los que se enfrentan, destacan el hostigamiento psicológico, calumnias, señalamientos, campañas de desprestigio, amenazas y ultimátums. Sufren acusaciones en su vida privada, son llamadas malas madres, criticadas por su orientación sexual, e incluso acusadas de ser prostitutas solo por salir en la noche en campañas de activismo.

Experiencias en El Salvador y Guatemala

«Para la mujer, defender implica romper con lo que es ser mujer, según la sociedad patriarcal» -Flor Meléndez

Flor Meléndez, pertenece a la Red Salvadoreña de Defensoras de DDHH. Una de sus reivindicaciones es la implementación de una estrategia de protección integral feminista. Defender derechos no tendría que suponer un riesgo, sin embargo, los abusos a defensoras siguen sin ser castigados.

«Nuestro cuerpo también es territorio» -Julia Pop 

Julia Pop, es una activista guatemalteca, forma parte de nuestro proyecto Guardianas de la Tierra y el Agua. La experiencia de Julia demuestra que las mujeres defensoras sufren una doble discriminación, por ser mujer y por ser activista. En su caso, se suma también ser indígena. 

Tendiendo redes

Uno de los cambios necesarios en la lucha por la tierra es la desnaturalización de la violencia, así lo exponían ambas. Se ha normalizado la inseguridad que supone ser activista. Incluso dentro de sus familias, las guardianas del territorio en Latinoamérica, se someten a comentarios negativos, sus familias argumentan que su activismo es un peligro.

Según ambas activistas, es necesario reconocerse cómo defensoras y tender redes con las aliadas en la lucha. La alianza de activistas construye redes y proporciona esperanza. 

Además, la pandemia ha mostrado la importancia de crear espacios online, que permiten formar vínculos entre las comunidades de defensoras. Igualmente necesario es la educación de los jóvenes para fomentar un cambio de actitudes en las comunidades.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Queremos transformar el mundo

Recibe historias inspiradoras de personas
decididas a cambiar las reglas del juego.

CONTACTO  

915 98 62 90