La UE y Alianza por la Solidaridad, sumando por los derechos de las personas desplazadas en Colombia

Viernes, 24 abril 2015

El director general de la Agencia Europea de Ayuda Humanitaria (ECHO) , Claus Sorensen, visita los programas desarrollados junto a Alianza por la Solidaridad en Tumaco para comprobar de primera mano el impacto de nuestro trabajo en la vida de las personas desplazadas, en su mayoría afrocolombianas.

Visita de ECHO a Tumaco

Los contratiempos que tuvieron lugar en el inicio y durante la jornada no impidieron que Claus Sorensen, director General de ECHO y su equipo, conocieran nuestro trabajo en terreno.

Después de vivir un retraso en el vuelo de llegada, lidiar con el cierre de la única vía de salida de Tumaco debido a manifestaciones por el derecho al agua, y reajustar la agenda prevista ante las dificultades para salir a la zona rural, la mañana comenzó con una reunión de la comitiva con los líderes del Consejo Comunitario del Alto Mira y Frontera, que representan a 42 comunidades rurales, en algunas de las cuales trabajamos, que transmitieron a Sorensen los principales problemas comunitarios y económicos a los que se enfrentan en la zona, así como el rol de los y las líderes y su visión de futuro.

Nuestro programa de ayuda humanitaria es el complemento de las acciones que llevamos a cabo desde Alianza con las instituciones que son responsables de atender a las víctimas del conflicto, entre ellas, la Unidad de Atención y Orientación (UAO) de Tumaco. Se trata de cubrir las brechas allá donde el presupuesto público colombiano no llega. En lo que va del año, sólo en este municipio, unas 100 familias desplazadas de sus lugares de origen hace menos de seis meses, han recibido paquetes de ayuda que incluyen alimentos, agua, kits de higiene y kits escolares. Y se les entregaron a través de vouchers (cheques) que ellas mismas pueden canjear en tiendas locales para ayudar en el desarrollo local.

Pero no es sólo ayuda material lo que reciben, y así lo percibió Sorensen. Este programa incluye la atención jurídica, acompañando a las víctimas del conflicto armado en la reclamación de sus derechos, como recoge la legislación del país (Ley 1448 o ley de víctimas), y también la orientación psicológica ante situaciones muy graves, como es la violencia sexual o la desaparición de familiares.

Sorensen tuvo ocasión de conversar con una de las mujeres beneficiadas con este trabajo, originaria de Cali, donde regentaba una pastelería. “Voy a salir adelante”, le dijo al máximo representante de la ECHO, que la animó a seguir con su negocio, y la retó a probar sus pasteles en la próxima visita.

Nuestro trabajo con las personas desplazadas en la Comuna 5

Más tarde, y después de una comida típica de pescado con una salsa de coco, bajo un sol todopoderoso, la comitiva visitó la Comuna 5 de Tumaco. Es una zona de viviendas sobre el agua (palafitos), que se ha extendido para ganar terreno al mar a medida que aumentaba la población por la llegada de familias desplazadas. “Yo me gano la vida elaborando bolos”, explicaba a Sorensen una vecina. El director general tardó en comprender que le hablaba de unos helados artesanales que elabora gracias a los filtros de agua proporcionados por el programa de ECHO.

En la Comuna 5, y con la financiación europea, en 2014 equipamos parte de los barrios con sistemas de agua y baños familiares, y además impartimos formación sobre cómo debe ser una vivienda saludable. Además, gracias a la financiación de AECID y de COSUDE, hemos mejorado las condiciones de las viviendas, contribuido al fortalecimiento de grupos vulnerables y líderes, desarrollado planes para mitigar los riesgos naturales o asociados al conflicto, apoyado proyectos productivos y construido dos puentes .

“Yo antes era muy tímida, no me relacionaba, pero gracias a las diferentes formaciones recibidas, me he abierto a la comunidad. Ahora tengo un negocio que he podido ampliar poco a poco y me ha permitido reformar mi hogar, vivir mejor, incluso mandar a mi hijo a una prueba para un equipo de fútbol… ¡y lo van a coger!”, le explicaba a Sorensen una desplazada, que lleva seis años en Tumaco.

Al final de la tarde, el equipo de ECHO, del que también formaba parte Álvaro de Vicente (responsable de Echo en el país), Dorothy Morrissey (Desk Officer para Colombia) y Ruth Silva (oficial de Información de ECHO para América Latina y Caribe), se despidió de la Comuna 5, mostrándonos su satisfacción por el impacto de Alianza por la Solidaridad en toda la zona.

Claus Sorensen en Tumaco


Deja un comentario

Lo más visto de la semana

Perú debate la despenalización del aborto en caso de violación

Actualmente, en el país, el aborto es legal solo en los casos en los que la vida...

Existen leyes que protegen los Derechos Humanos: conocerlas ayuda a exigirlos

Argelia ha ratificado pactos internacionales como la Convención para la Eliminac...

47.000 mujeres mueren cada año en el mundo en abortos inseguros

Cada año, 44 millones de mujeres deciden terminar de forma voluntaria su embaraz...

Últimas noticias

Maricel Sandoval Solarte tiene 29 años y lleva 15 peleando por los derechos de su gente en el Cauca colombiano. Desde la ado...

Desde Alianza por la Solidaridad consideramos que la forma más eficaz de luchar contra las desigualdades y garantizar los de...

 Más noticias
Alianza por la Solidaridad usa cookies propias y de terceros con la finalidad de personalizar el contenido, mejorar la experiencia de usuario, ofrecer funciones de medios sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Para continuar navegando debes aceptar nuestra Política de cookies
No acepto    Acepto
Empresas rentables pero responsables con los recursos
Aliadas
Únete, haz voluntariado
Visita nuestra Tienda Solidaria